Zombis

zombisStill growging es una expresión inglesa que define a quienes aún no han dejado de crecer. Cuando Robert Harvey tenía 77 años, le dediqué un texto con este título en el catálogo de una de sus exposiciones que, entre otras cosas , decía : En ese momento duro de inflexión que existe en la vida de todos , Robert optó por la superación personal en vez de compadecerse , por exigirse a sí mismo en vez de ejercer de víctima . Y, de tal forma esta opción fue tomada conscientemente, que entró en un proceso de evolución continua en el que la autodisciplina, la búsqueda de lo auténtico y la pasión por la vida iban a ser las claves de su desarrollo. Rompió con los conservadurismos, la oficialidad, lo políticamente correcto, los prejuicios y la rutina y se dedicó a explorar en el arduo camino del crecimiento interior, la independencia , el inconformismo, la libertad, la creatividad y el amor .

Crecer o no crecer, esa es la cuestión. Contaba Brigitta Reiter que en el día de su jubilación en Copenhague, el rector de la universidad , preguntado por un periodista , dijo que lo más grave que le había sucedido en su larga carrera docente era contemplar impotente cómo jóvenes que morían con veinte años, se enterraban con setenta (¿¡!?) . Semejante frase lapidaria alude a la gente que decide morirse en vida al terminar la carrera, o al casarse, o al no casarse , cuando enferman o cuando se va un ser querido. Así que estamos rodeados de más zombis de lo que parece. El sentimiento de que nos falta algo -pareja, fortuna, bienes, formación, salud – de lo que consideramos imprescindible según la educación recibida , puede llevarnos a tomar a tomar la fatal decisión de morir … vivos .

La decisión consciente de seguir creciendo es un signo de madurez, un acto de lucidez egoísta, de autoafirmación, de responsabilidad, de compromiso con la vida. Es un camino, el camino, la única forma de encontrar sentido a nuestra existencia, de cargarnos de razones por las que merece la pena vivir, de poder llegar a ser útiles a los demás.

La vida nos pone en mil bretes, conflictos, dilemas o dificultades, pero cuando se ha tomado con pasión la decisión de continuar madurando, la perspectiva cambia, es otra que hace resolver las situaciones peores con naturalidad, positivismo, sencillez, creatividad y amor. Cada problema nuevo es una prueba, pero la persona adulta sabe aprovecharla para seguir creciendo. O no.

Tú decides.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.