Yo, él y Raquel (2015)

Greg es, en cierto modo, obligado por su madre para que visite y haga amistad con su compañera de instituto, Raquel, a la que le han diagnosticado Leucemia. Junto a su compañero Earl, tratarán de hacer su vida más amena.

Reparto

Thomas Mann es Greg

RJ Cyler es Earl

Olivia Cooke es Rachel

Jon Bernthal es el Señor McCarthy

Dirección

Alfonso Gomez-Rejon (Espera hasta que se haga de noche)

Impresiones

Triunfadora en Sundance, llega a nuestras pantallas Me and Earl and the Dying Girl, o lo que es lo mismo en España (pero no es igual), Yo, él y Raquel. Está basada en la primera novela de Jesse Andrews, quien también se convierte en guionista de la obra siguiendo la estela de otros portentos como en el caso de Stephen Chobsky en Las Ventajas de ser un marginado. Y es que parece estar de moda traer a la pantalla títulos de problemas juveniles en tono de comedia. Sin embargo, en el caso de Yo, él y Raquel, nos encontramos otro símil por su temática, el cual podría ir de la mano de otros títulos que han arrasado en taquilla.

Me refiero a Bajo la misma estrella, una cinta también extraída de una novela juvenil trágica que triunfó en taquilla -y en venta de libros- y que aborda el tema de la enfermedad. La diferencia, es que Yo, él y Raquel trata de no tomarse tan en serio y juega con la comedia desde el punto de vista de Greg, un amargado que trata de moverse con sigilo entre los distintos grupos del instituto, es decir, quiere caerle bien a todos para no ser señalado por rarito. El comienzo podría resumirse en un juego a lo Scott Pilgrim por mostrarnos las penurias de éste personaje “especial” de forma simpática, con visuales de plastilina, rodeados de homenajes cutres de películas conocidas mientras nos explica su vida. Todo se mantiene en alto hasta que la cinta se vuelve “más seria”, tibia, con el acercamiento de la relación entre él y Rachel, cortando casi de raíz el humor para convertirse en un drama más -al que no le quitamos importancia- que en mayor o menor medida ya hemos visto antes. Al menos no es tan empalagoso como el soporífero film de Josh Boone.

Con todo, la cinta de Gomez-Rejon se deja ver y entretiene pero no resulta original aunque luzca un corte independiente justificado. Con todo y con eso, podemos disfrutar de una banda sonora de canciones seleccionadas del estilo en la que abundan joyas de The Police,  Roy Orbison, New Order, pero sobre todo está plagada de selecciones de Brian Eno, temas de toda su carrera donde me gustaría destacar el corte The Big Sheep, usado en la parte más importante del tramo final de la película. Con respecto al trío de jóvenes protagonistas, están muy bien, y ésto se debe a una buena dirección que no decae en la facilidad de la simpleza -probablemente por los detalles de la obra de Andrews– pero que no sirve, como ya he dicho, para mostrar algo de originalidad a una historia que ya hemos visto antes en la que a fin de cuentas lo que resaltamos es su valor por la amistad, aún en aquellos momentos donde no tenemos planteamiento de abrirnos. Aun así, merece la pena un vistazo.

Compartir
Dante Martín

Apasionado de la música y el cine desde su niñez. Director-Redactor de
la web de cine www.cinebso.net. Tiene su propia banda de música con la
que sigue en activo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here