Ya están aquí

yaestanYa están aquí de nuevo; ya tenemos a un país extranjero (El Vaticano) entrando, con todas las bendiciones de quienes ostentan el poder en nuestros centros escolares y, en consecuencia, en las mentes de nuestros “brotes” humanos.

Ellos se encargarán (aunque siempre estuvieron en esa tarea, si bien en menor grado de beneplácito oficial) de seguir regando y abonando a los seres humanos en crecimiento. Los representantes (los agentes) de una ideología religiosa cuyo icono principal es un cadáver y cuyo color preferido es el negro “formarán”, “orientarán” a nuestros niños y niñas en la vida a cambio de notas (de 0 a 10) en las tres evaluaciones, con sus correspondientes recuperaciones, de que suele constar la estructura académico-administrativa de un curso escolar.

No hace falta tener una gran imaginación para intuir en qué se va a traducir la reubicación en estos espacios de poder de semejantes personajes y “personajas”. Algunos hijos e hijas de Dios tienen motivos para preocuparse, especialmente, aquellos y aquellas cuyas inclinaciones sexuales no respondan a las medias estadísticas y entiendan, además, que sus cuerpos les pertenecen en materia como los preservativos, el aborto o la eutanasia. Por poner algunos ejemplos.

Habrá que volver a tensar la musculatura y las neuronas para que no te devoren ideológicamente las huestes del tal Francisco y su general local: Rouco Varela. No hay que amilanarse: el camino de la laicidad debe limpiarse de ideologías religiosas decadentes. No hay que cesar en nuestra misión educadora e insistamos: cultura, mucha cultura; ilustración, mucha ilustración. Reitero: que nuestros niños y niñas amen los libros, el teatro, el cine, la escultura, la pintura, la arquitectura…

Cultura, cultura, cultura… No permitamos que configuren las mentes de los hombre y mujeres de mañana estos cultores de la muerte y de la superstición. Bastante tiempo llevamos sufriendo a estos aliados del poder que amenaza y asfixia a quienes creemos que las religiones deben existir en el ámbito de la privacidad, no en el público.

Salud.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.