Una vuelta más llevadera

guarderiasLa crisis y el elevado número de desempleados han hecho que este septiembre la vuelta al trabajo sea más llevadera. Algunos lo consideran casi como un regalo, una buena noticia y es que el tener un empleo en estos tiempos es de las mayores alegrías que se pueden desear.

Así lo corroboraba la psicóloga del centro de día de la asociación Amirax, Alma Jurado, quien afirmaba que esta vuelta a la rutina ha sido mejor que la de otros años, “con más optimismo”. Además, reconocía que volver a ver a los niños que lleva en el centro le ha dado alegría.

Muchos vecinos del municipio se incorporaron ayer a sus puestos de trabajo o cursos de formación. Algunos lo desempeñan en el propio municipio, otros se desplazaron a la capital. A algunos les costó más el levantarse a una hora temprana, en cambio otros aseguraban que tenían ganas de volver a empezar.

Es el caso de una de las administrativas del Centro de Salud de La Cala del Moral, María Victoria Pinsón, que afirmaba que le gusta su trabajo y que “se está mejor en el centro que en casa limpiando”. Su compañera, Leonor Fernández, reconocía, sin embargo, que se le han hecho cortas las vacaciones, pero que “en los tiempos que corren tener un trabajo es un tesoro”.

Ambas coincidieron que en el Centro de Salud, todo vuelve a la normalidad con la llegada de Septiembre. Los enfermos disminuyen porque no hay veraneantes ni turistas; por su parte, los médicos y enfermeras se incorporan a sus consultas normales y todo vuelve a rodar.

Los pequeños, a la guardería

Los niños de 0 a 3 años también comenzaron ayer sus jornadas particulares. Van incorporándose poco a poco a las guarderías durante estas primeras semanas de septiembre, para que el cambio y el no estar con sus padres no sea tan brusco.

Muchos tenían caras apenadas, pataleos también se vieron y algún que otro puchero, y es que el separarse de los suyos nunca es fácil y menos cuando te dejan en un lugar nuevo o del que a penas recuerdas nada de años anteriores.

María García, es madre de un niño de 18 meses y ayer cuando lo dejó en la guardería reconoció que no “fue fácil dejarlo, tan pequeño y con esa carita”.

La primera semana se hace de forma progresiva, para que el niño se vaya adaptando. Ayer, la mayoría empezó con una hora en el centro y algunos incluso acompañados de sus padres.

Formación y cursos

También retomaron ayer sus cursos los alumnos que reciben formación en el centro de DELPHOS y los porfesores, como Jesús de la Torre que imparte el taller de fontanería que dio comienzo en mayo y continuará hasta febrero después del respiro de agosto.

De la Torre aseguró que no le costó volver al trabajo ya que los alumnos hacen muy llevaderas las clases, “peor sería si tuvieramos que estar picando piedra”, afirmó el profesor.

Ayer fue día de inicio de cursos como los que acabamos de citar y también de exámenes de septiembre para los universitarios que no aprobaron las pruebas en junio.

Septiembre es un mes complicado porque hay menos horas de sol, signo de que el verano empieza a irse. También porque hay que retomar la actividad, ya sea en el mundo laboral, estudiantil o en la búsqueda de trabajo. Pero al parecer este año, hay más positividad en este inicio del mes otoñal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.