Una tarta de zanahoria que no sabe a zanahoria

tartazanahoriaHoy te voy a confesar algo muy íntimo: soy cegata, pero cegata de estas que a poco que se quitan las gafas saben que se van a dar una hostia sí o sí. Podría demostrártelo con mil ejemplos pero solo te diré que soy de esas personas que ven tan poco que cuando van a la playa se pasan el día, además de comiendo tierra como el resto de los mortales, viviendo en un mundo de nebulosa y no se meten al agua si no es acompañadas porque saben que al salir no van a encontrar su sombrilla, así hayan ido aprovisionadas de una sombrilla de las cantosas.

De niña, una tía mía pensó en curarme la miopía a base de zumo de zanahoria cruda y naranja porque había leído en una de sus revistas que eso era buenísimo para la vista. ¡Qué trauma culinario me generó la buena mujer! Aquel zumo pastoso me daba arcadas al primer sorbo y luego yo me sentía culpable pensando que nunca iba a ver bien por ser una “tiquismiquis” que no se tomaba su medicina pero es que… ¡menuda medicina!

Publicidad

Cuando pasaron los años descubrí que es verdad que la zanahoria tiene betacaroteno que el cuerpo convierte en vitamina A la cual es buena para tener una visión saludable pero que no es ninguna panacea que haga recuperar la vista milagrosamente, por desgracia. Un poco después, descubrí también que el mito de que las zanahorias son buenas para la vista viene de la Segunda Guerra Mundial cuando los británicos habían desarrollado un sistema de radares y, temiendo que los descubrieran los alemanes, difundieron el rumor de que sus pilotos tenían una gran agudeza visual gracias a que se atiborraban a zanahorias. ¡Qué cachondos!

El caso es que yo me he pasado mucho tiempo no queriendo ver una zanahoria ni de lejos pero hace unos años me reconcilié con ese alimento gracias a una tarta. ¡Cómo no!

La tarta en cuestión es una tarta de zanahoria y coco que está de vicio. Mi madre la hizo un día pero a sabiendas de que, si yo sabía cuál era el ingrediente estrella de la misma, no osaría a probarla, me la jugó. Ella me dio a catar un buen trozo y esperó a que me anduviera relamiendo para confesarme de qué era la tarta. Le perdono semejante triquiñuela porque gracias a ella descubrí una ambrosía que de otra forma jamás hubiera probado, por eso y por detalles de poca enjundia como la guerra que le di para venir a este mundo y minucias por el estilo.

Te voy a dar la receta para que compruebes por ti mismo lo deliciosa que está esa tarta de zanahoria y coco. Te aseguro que no sabe para nada a zanahoria, al menos no a zanahoria cruda, sino que parece una simple tarta de galletas con una crema muy rica.

Los ingredientes que necesitas son 1 kg. de zanahorias, 100 gr. de azúcar, 4 paquetes de galletas, 125 gr. de coco rallado y leche.

La elaboración es tan sencilla. Primero tienes que hacer una crema de zanahoria. Para ello, pela y corta las zanahorias en rodajas y ponlas a cocer hasta que estén muy blandas. Cuando estén cocidas, bate las zanahorias con el azúcar y un chorro de leche. Luego, agrega a la mezcla el coco guardando un poco para la decoración final.

El montaje de la tarta es como el de cualquier otra tarta de galleta, consiste en ir poniendo tandas de galletas y crema sucesivamente. Eso sí, hay que mojar previamente las galletas un poco en leche tibia (puedes agregar, también, coñac o algún otro licor) y ser generoso con las capas de crema de zanahoria.

Para finalizar solo tienes que decorar con el coco rallado que reservaste.

Te aviso de algo muy importante: debes esperar a que la tarta haya enfriado en la nevera antes de echarle el coco por arriba para decorarla porque, de lo contrario, el coco se hundiría en la crema y no se vería.

Ya sabes, tanto si te gustan las zanahorias como si las odias y te quieres reconciliar con esta hortaliza o hacer que alguien se reconcilie con ella, ¡anímate a preparar esta tarta de zanahoria y coco!

Eva María Torres de los Santos. Soy sevillana, natural de un pueblo de marismas por cuyas arterias corre jugo de tomate, conocido como Los Palacios y Villafranca. Nací hace veintiséis años, una tarde lluviosa de junio en la que casi mando al otro barrio a mi madre. A modo de compensación, en cuanto alcancé la altura suficiente para llegar a la encimera y a la vitrocerámica, empecé a ayudarla a cocinar y así surgió una de mis grandes pasiones. Mis otras aficiones, llámenlas inquietudes o gusanillo que si no alimentamos a conciencia nos acaba consumiendo como una solitaria, me han llevado a Licenciarme en Historia y hacer un Máster de Escritura Creativa.
Puedes leerme en http://evadeteescrituracreativa.blogspot.com.es/

 

Publicidad
Victoria Contreras
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.