Un paso más hacia el mercado único de la Unión Europea

sepaA partir del 1 de febrero entraremos en la denominada Zona única de Pagos en Euros o según el acrónimo en inglés, SEPA; un proyecto normativo y regulador necesario para el desarrollo del mercado común en la UE. Este área está compuesta por 33 países (los 28 países de la UE más Islandia, Liechtenstein, Noruega, Suiza y Mónaco) y en ella los agentes económicos dispondrán de una serie de herramientas, derechos y obligaciones comunes que les facilitarán las operaciones tanto dentro como fuera de nuestras fronteras y mercados.

Esta integración y unificación de los pagos electrónicos (antes fueron los pagos físicos) afectará de manera diferente a empresas y particulares y es fundamental saber cuál será el futuro panorama aunque cabe recalcar que muchos elementos del SEPA ya conviven con nosotros.

Conviene empezar familiarizándonos con dos términos nuevos y que son la base de este cambio: el primero es la nueva identificación de las tradicionales CCC (código cuenta cliente) que pasarán a denominarse IBAN (código internacional cuenta bancaria) y pasarán de tener 20 a 24 dígitos (en otros países podrá tener hasta 34 caracteres), así usted dispondrá de una única numeración de cuenta por toda la zona única de pagos; el otro concepto es el código para identificar las entidades bancarias denominado BIC (código internacional de identificación bancaria o también código bancario SWIFT) y será necesario para la automatización de pagos a otras entidades. No se preocupe, las cuentas ya se encuentran preparadas, pero es bueno que tenga conocimiento de esto.
Junto con estas nomenclaturas la SEPA establece una serie de instrumentos que se han ido incorporando desde enero del 2008 con las transferencias, pasando por los adeudos en 2009:

Transferencias SEPA: se realizan en un plazo máximo de un día hábil, permite un concepto de 140 caracteres y los gastos son compartidos entre emisor y receptor.
Adeudos directos o domiciliaciones bancarias: permiten hacer cobros en la cuenta del deudor siempre bajo la firma de una orden de domiciliación o mandato del deudor titular. Los plazos de devolución son de hasta 8 semanas para la devolución por cualquier motivo; de 8 semanas a 13 meses para pedir una rectificación si la operación no es correcta o no ha sido autorizada; los bancos tendrán 10 días hábiles para devolver los cargos rechazados.
Pagos con tarjetas: las tarjetas de débito y crédito disponen de chip y requieren de un código PIN para aceptar los pagos.

A partir de aquí entramos en términos más prácticos y que debe conocer una vez que se implante definitivamente la SEPA en sus operaciones bancarias, aunque, como he mencionado antes, en España muchos de estos cambios ya se han realizado. Hay que destacar que el beneficio de este sistema se centra especialmente en empresas y en mayor medida en aquellas con una mayor internacionalización debido a la estandarización de procesos y reducción de costes en operaciones transfronterizas:

– Podrá centralizar los pagos y cobros internacionales a una sola cuenta.
– Tendrá un mayor control y gestión del riesgo, por ejemplo al limitarse la responsabilidad del consumidor en 140 € para operaciones fraudulentas.
– Se procede a una estandarización de los formatos de pagos y cobros bancarios por medio del formato XML con las normas ISO 20022.
– Se prioriza la transparencia en el cobro de comisiones al anotarse por separado del importe de la operación.
– Se optimiza y estandariza los procesos internos bancarios.
– Al no ser necesaria más de una cuenta en operaciones transfronterizas se simplifica el proceso que usted realizará de consulta y de gestión.
– Se equipara a las comisiones bancarias en Europa y reducción de comisiones en mercados con precios más elevados.
La visión global que se ofrece es un escenario estandarizado, más seguro y dinámico en torno a consumidores y empresas, especialmente hacia aquellas medianas y grandes empresas abiertas a mercados transfronterizos dentro de la UE, por tanto adquieren gran relevancia por su auge los negocios online con el “e-commerce”.

La fecha clave, como he mencionado al principio, para el comienzo oficial de la SEPA es el 1 de febrero de 2014 (hay otras fechas de migración como el 1 de febrero de 2016 para ciertos productos y 31 de octubre de 2016 para países de la UE pero que no tengan el euro como moneda nacional) y todos los agentes deberán operar con los instrumentos que este reglamento ofrece, es por eso que las empresas deberán haber hecho la transición a este nuevo sistema antes de esa fecha, ahora bien, datos recabados desde Bruselas en noviembre indican que solo el 64,1% de las transferencias se hacen con el formato SEPA, mientras que únicamente el 26% de las domiciliaciones se encuentran bajo ese sistema, estimándose que aproximadamente un 6% de las empresas europeas ya se habían adaptado al nuevo marco. Ante un posible colapso se ha instado a prorrogar el plazo hasta el 1 de agosto de 2014.

Si su empresa se encuentra pendiente de realizar la transición le dejamos unas breves recomendaciones para orientarle en este cambio siempre bajo el asesoramiento de entidades financieras o instituciones pertinentes:
– Adquirir el IBAN de todos sus clientes, proveedores y entidades con las que opere comercialmente para después actualizar los datos y ficheros contables de pagos y transacciones, así como comunicar su IBAN y el BIC de sus cuentas empleadas a sus proveedores.
– Actualizar los documentos contables o comerciales tales como facturas y nóminas vía transferencias bancarias.
– Solicitar la autorización expresa y firmada necesaria para los adeudos.
– Actualizar sistemas de gestión de pagos, cobros y cuadernos bancarios con los que opere.

Alejandro García-Ortega Morales: licenciado en Economía y con dos maestrías en fiscalidad y MBA. He trabajado como asesor financiero y como gestor comercial de empresas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.