Un mar en ti

He descubierto un mar donde nadar
sin seguridad ni miedos,
sin protecciones, sin vigilancias.
He descubierto un cielo nuevo
donde pecar solo es un mandamiento,
y para estar en él
no hace falta morir.
Donde perderse es
la mejor manera de encontrarse contigo
cuando yo me salgo del camino.
He encontrado un agujero negro
en ese cielo,
en el que caer es solo el principio,
el vacío donde podrían juntarse
todos mis sueños,
la barrera de bloqueo de todas las pesadillas
que se quedan bailando el vals del fracaso
en la meta de salida.

He encontrado el infinito sin símbolo,
el que no necesita ser escrito,
ni grabado,
el que jamás
podrá ser recorrido entero.

Que para hacerlo necesitaría
el vuelo de mil ave fénix.

El lugar perfecto donde gastar mi juventud
y ganar toda una vida contigo.

Donde las arrugas se acumulen
y me mires con cara de 19
un día cualquiera que no se celebre
el catorce de febrero,
porque para eso, amor,
ya están todos los días desde
que empezó nuestro enero
cuando para el resto solo era verano.

Donde el tiempo no ande
mientras todo nos pase.

He descubierto mar, cielo, abismo, infinito…
y no me canso de verlo continuamente
justo donde tú me conviertes
en algo perpetuo,
donde mi locura es la “cuerda” de sostén.

Justo ahí…

Compartir
Lola con D

Lola, con D. Natal de Jaén pero residente en Córdoba. Diplomada en
Magisterio en la especialidad de Educación Física.
Un día decidí no tatuarme más la piel para empezar a tatuar sobre un
papel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here