Tirar “piedras”: deporte nacional

mafaldamuerteUsted puede hacerlo bien durante toda su vida, o no, hasta que un día tropiece adrede por probar suerte, porque alguien lo propició o por gajes del oficio que se dice. Entonces, en ese momento todos los que le han observado en su recorrido y nunca han tenido palabras de consideración y reconocimiento, lanzarán rápidamente la piedra, esa que llevaban tiempo guardada en el bolsillo.

No pensarán en el daño que podría causar la pedrada, es más, si usted lo reconoce o lo muestra, se alegrarán aún más y regocijarán al pensar: “se lo merece”. Sí, así somos, y me incluiré por tener mala memoria y quizás haberme podido unir al grupo en alguna ocasión cuando se trataba de personajes públicos.

Nos alegramos de los fallos ajenos, del mal ajeno y aprovechamos para sacar ese rencor acumulado y despotricar sin mesura. Triste, ¿verdad? Así es el ser humano, envidioso, competitivo, cizañero, abusón…una liebre cuando se trata de saltar y depredar al otro.
¿Eligen dar palmadas de enhorabuena o poner el pie para hacer la zancadilla? A diario son pocos los compañeros, los jefes, los vecinos, los ciudadanos…que reconocen el trabajo bien hecho, las habilidades personales o las buenas ideas. Parece que no está bien visto decir “muy bien”, “gran trabajo”, “eres un genio”.

En cambio, fíjense cómo se llenan los foros, las noticias, las redes sociales…cuando se trata de tirar “piedras”, es sin duda el deporte nacional preferido de una amplia mayoría. Es bien sencillo buscar los “siete errores”, más si uno tiene el día torcido, entonces sirve eso de descargar todo el odio concentrado contra aquel que se nos cruce, ya sea en el bar, en el super, en la oficina o en el gimnasio, por ejemplo.

Desde aquí mi felicitación a todos los que no se dejan llevar por esta corriente antihumana. De verdad, podría decirse que son casi como héroes que luchan a contracorriente y aún creen en eso de alegrarse por lo bueno que les pase a los demás, o de felicitar al rival aunque te hubiera encantado ganar la partida o ser tú el que hubiera hecho esa brillante propuesta. ¿Tanto cuesta amar al prójimo?

¡Paren el mundo que me quiero bajar!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.