“Tendría que poderse medir el esfuerzo y no el dinero”: ¿Quién está detrás del nuevo restaurante LACALIZA?

Rincón de la Victoria ha recuperado un espacio emblemático, que estaba en el abandono absoluto desde hace más de 10 años. Se sitúa en la zona de El Cantal alto, junto a la Cueva del Tesoro, y ahora lleva el nombre de LACALIZA. Quienes están detrás de esta gran apuesta hostelera son dos jóvenes empresarios avalados por más de 20 años de experiencia al frente de Riosol.

Óscar Delgado y Conchi García acaban de ver terminado su proyecto más personal. En Rincón se ha hecho algo “fuera de lo normal” y sin duda detrás hay muchas horas de trabajo, así que vamos a conocer qué se cuece en los fogones de LACALIZA.

Aparece Óscar por la zona del bar y comenzamos la entrevista. Mientras, Conchi atiende un cliente. Empezamos a charlar un poco, para dar tiempo a que se incorpore ella pero tras unos minutos frente a ambos, suena el teléfono y Óscar se levanta para atender la llamada. Nos quedamos hablando con Conchi y arrancamos. Esta pareja no para mucho tiempo sentada, así que aprovechamos para que ambos nos vayan contando conforme su trabajo les permita.

¿Cómo surge la idea de haceros con esto para montar vuestro negocio?

Conchi: Pasábamos tres o cuatro veces al día por aquí. Nosotros estábamos de alquiler en Riosol, renovando cada año y queríamos algo nuestro. Hace 10 años cuando esto estaba aún en funcionamiento lo intentamos con el dueño de entonces pero pedía una cantidad desorbitada. Retomamos el tema hace unos 5 años, decidimos de nuevo, porqué no informarnos, si había alguna opción de llegar a esto. A través de Unicaja, empezamos a mover papeles, que llevó su tiempo, y en el Ayuntamiento tampoco nos lo pusieron fácil.

¿Cuánto tiempo ha durado la obra?

Óscar: 12 meses. Firmamos contrato en octubre de 2016. Empezamos a limpiar y demoler lo que se podía quitar del edificio. Tuvimos que esperar la licencia de obra mayor hasta el julio 2017 y oficialmente en octubre de 2017 se empezó.

Vemos un diseño cuidado, moderno y vanguardista. ¿Elecciones personales?

Conchi: Han sido muchísimas horas de ver cosas, de guardar ideas, mirar en Pinterest, hoteles y restaurantes del resto del mundo… Y al final haces un collage y sale algo muy personal. Han pasado tres interioristas hasta quedarnos con uno. Yo creo que ha quedado muy bonito, a pesar de que a veces me preguntaban tanto el porqué de las lámparas, las mesas, los materiales…que pensaba ¿estaré yo loca? Además, contamos con un sala de lactancia por si a la madre le apetece retirarse y estar más tranquila o tiene incluso que lavar al bebé cuando pasa por el cambiador, el lavabo está pensado para ello con un diseño especial. Creo que es algo único en restaurantes.

¿Qué se mantiene de Riosol?

Conchi: La esencia. Nosotros. Somos los mismos, pero en un espacio que nos resultaba bonito para trabajarlo. Nos sentimos artífices de este proyecto, no es Riosol que ya estaba de antes. Hemos podido hacer realidad el sueño de venirnos aquí.

Óscar: Se trata de un sitio privilegiado en la Costa del Sol por su ubicación, su accesibilidad, sus vistas… Así que ya de entrada estás disfrutando del sitio. Además, acompañado de una experiencia gastronómica y un servicio a la altura. La comida continuamos con los pilares básicos de buenas carnes pescados y productos de la huerta. Y sumamos arroces al estilo levante. Mantenemos también la trayectoria de los postres nuestros que funciona muy bien ya que nuestra pastelera oficial hace un excelente trabajo.

Ahora las cenas del fin de semana van acompañas de música…

Conchi: Todos los fines de semana por la noche tenemos música en directo. Y continuaremos con la temática de fiestas que ya teníamos. Las próximas son Nochebuena y Nochevieja. Hay muchísima gente informándose y para Nochevieja estamos completos.

¿Cuáles son vuestras expectativas?

Conchi: Llegar al público más variado posible, ampliar el radio de acción con la apertura de horario desde el desayuno hasta la cena y  no solo llegar a los clientes de fin de semana porque eso ya lo tenemos completo. Venimos de Riosol con una media de 500 comensales y ahora con algo más de 200, cuando llega el jueves ya estamos cubiertos para sábados y domingos.

¿Y las de los clientes?

Óscar: Muy altas. Hay gente que se ha hecho súper fan y otros que vienen con unas expectativas que es complicado… Aquí sigue costando el café igual que en el resto de Rincón.

¿Además tenéis pensado realizar formación de personal?

Óscar: Esta semana empezamos un curso de formación en sala, a través de un programa del INEM de Certificación de Profesionalidad. También tenemos previsto hacer una apertura de calendario de fechas continuado, por ejemplo en diciembre hay dos cursos de corte de jamón. Y la idea es, en el tiempo más breve posible, hacer una escuela donde demos formación en sala y cocina a un grupo reducido de entre  6 y 8 alumnos y en la planta de bajo ofrecer un servicio de restaurante escuela. Algunas plazas las destinaríamos a personas en concreto con necesidades específicas y tendría una duración de cuatro o cinco meses.

¿La Cueva como reclamo o al revés?

Conchi: Al contrario, no es reclamo para nosotros. El mayor número de entradas son los lunes, que es gratuito. Nosotros a todos los clientes que vienen les decimos que no se vayan sin visitarla. Es la única Cueva Marina visitable de Europa y si fueras a Holanda  y estuviera allí, seguro que no lo dudabas. Ahora, además van a abrir la Cueva de la Victoria con un límite de visitas diarias y parece ser que el  enfoque turístico de Rincón va a girar a la Cueva. Nosotros tenemos que aprovechar ese esfuerzo porque necesitamos captar ese poco turismo que venga y en enero en FITUR aprovechar al máximo.

¿Qué supone esta apuesta a nivel personal?

Conchi: Es lo que sentiría un deportista en caída libre. Un salto al vacío que no sabes nunca cuando vas a llegar al suelo. Cada día es distinto y nunca termina. Esa es la sensación.

Y para Rincón ¿qué supone?

Conchi: Una expectativa muy grande, un nivel de exigencia inmenso. Por parte de algunos empresarios locales, nos han deseado mucho ánimo y tienen un gran convencimiento de que va a ser un éxito. Hay otros, muy sinceros, que te lo dicen: “Cuando esté esto funcionando ¿quién vendrá al mío?

¿Riosol desaparece definitivamente?

Conchi: A nosotros en Riosol nos quedaba poco tiempo de vida. No es nuestro, así que no sabemos qué va a hacer el dueño. La gente que ha sido su punto de encuentro durante 40 años con familia y amigos, nos preguntan ¿qué hacen ahora? No nos daban opción de reformarlo y el alquiler era de año en año… Así que nos decantamos por algo que fuera nuestro.

¿Dónde os veis dentro de 5 años?
Conchi: Me gustaría verme aquí con un equipo humano que trabaje en una misma línea y un fin común que sea la satisfacción de los clientes y nos sintamos orgullosos de lo que tengamos. Lo más importante es el engranaje de ese equipo humano.

¿Qué ha sido lo más difícil en todo este proceso de cambio?

Conchi: El periodo de obras. La obra vivida in situ no se lo deseo a nadie y aún seguimos rematando algunos detalles, por eso se escuchan máquinas de trabajadores.

Diría que no se os ve más relajados, más asentados como empresarios con el paso del tiempo

Conchi: Seguimos trabajando al mismo nivel, pero diez veces más y ganamos la mitad. Yo allí iba sábados y domingo y aquí 7 días, 12 horas cada día. A mis hijos los veo poco.

¿Cómo se lleva eso?

Conchi: Mal. Cuando ves que lo que cuentan del proyecto se centra en 2 millones de euros, y nos abemos ni de donde han sacado esa cifra porque no es real. Tendría que poderse medir el esfuerzo y no el dinero, hay tiempo que no se paga.

¿Entonces cómo se soporta la presión?

Conchi: Con el claro convencimiento de que tendrá una recompensa más cercana que lejana.

Óscar: ¿Has visto el vídeo que circula por Facebook y dice que tus hijos te echarán en cara que no pasas tiempo con ellos, tus trabajadores que los explota, tus proveedores que les debes dinero…y la realidad es que esto no está pagado con nada. El día que se gane dinero, que aún faltan años, y será para Hacienda.

Con tanto en contra, ¿cómo seguís? ¿Qué os mueve?

Conchi: No puedes trabajar en algo que no te gusta, tienes que sopesar el esfuerzo.

Óscar: Es la adrenalina, la ilusión de proponerte algo en la vida y conseguirlo. ¿Sacrificando cuantas cosas? A día de hoy prácticamente todo.

¿Y lo de llevar la empresa en pareja?

Conchi: (Risas) fatal. No se lleva. Sobre todo si te ha tocado de pareja a Óscar que le gusta meterse en todo (Risas de nuevo).

Óscar: Desde el 95 de relación. 23 años. Siempre intento diferenciar la casa, aquí no somos matrimonito, somos más Pimpinela. (Risas)

Conchi: Somos dos empleados más con la diferencia de que yo no voy a tolerar que me diga lo que tengo que hacer ni él tampoco.

Óscar: Se lleva mal. Cualquier pareja no estarían juntos. Nos unen 3 niños. Es básico diferenciar trabajo y hogar. Y en ese caso por ella eso no es posible…no hay un solo minuto de casa que no esté el negocio en boca. Es muy complicado.

Desde el punto de vista empresarial, más de 20 años de experiencia… ¿cómo se mantiene uno en la ola todo este tiempo?

Óscar: Yo con 23 años me hice responsable de un negocio de la noche a la mañana. Tuvimos un incendio en octubre del año 2000 y  yo llevaba trabajado para mi hermano solo 4 meses y me tuve que hacer cargo. El negocio no se vio afectado y no solo tiramos adelanta, sino que crecimos exponencialmente.

El histórico de la reputación on line de Riosol es casi intachable, ¿eso cómo se consigue? Estando todos los días al frente del negocio. Llega un momento que dices me voy un fin de semana con la familia. Tienes que sopesar qué quieres. Muy pocas veces lo he hecho, pero es tanto el estrés que genera que lleguen las 5 de la tarde y me digan que ha estado todo bien, que donde estés, no lo disfrutas.

Nosotros durante 2009, 10, 11, 12, 13 y 14 hemos trabajo por amor al arte. Es decir, festivos, fines de semana y navidades trabajando, para que cuando llegaba final de año, tener que ponerle dinero al negocio, eso mucha gente no está dispuesta a hacerlo. Eso es una de las muchas cosas que uno tiene que asumir  cuando es empresario. Primero están tus hijos, tus trabajadores que son como tus hijos, 35 tenemos, y uno tiene que preocuparse por tener a su familia cubierta. En estos años el objetivo prioritario ha sido que a ninguno le faltara su sueldo. La diferencia de porqué muchos negocios quiebran son las prioridades y si tu prioridad no es tu negocio…

En resumen, ¿algunas claves?

Óscar: Esfuerzo y constancia. Estuvimos en un congreso de gastromarketing y decían que los negocios cerraban sobre todo por la monotonía y la dejadez. Hay que estar todo el día pendiente. Sin bajar la guardia en todos los sentidos. Eso te condiciona a que tienes que ser imprescindible. Aunque hay un dicho que dice los cementerios están llenos de gente imprescindibles. Otra cosa importante es la autoestima, la confianza en uno mismo de saber que lo vas a hacer bien.

¿Qué puede hacer el Ayuntamiento de Rincón por vosotros y por los empresarios en general?

Conchi: Optar por el turismo y olvidarse de la ciudad dormitorio. Fomentar actividades lúdicas fuera de temporada. Volver a posicionar el pueblo en el mapa.

Óscar: Sentarse en urbanismo y buscar parcelas donde hacer hoteles. Tenemos el municipio costero con menos camas por habitante de España. Y también celebrar eventos con nosotros, para compensar la inversión. Igual que el propio vecino. Entre todos poner un granito de arena y pensar en Rincón y sus negocios para que las familias sigan adelante.

¿Vais a continuar siendo sede de eventos solidarios?

Conchi: Vamos a mirar muy mucho a dónde va destinado el dinero. Si va a pagar el sueldo de gerencia de asociaciones sin ánimo de lucro, van arreglados con nosotros. Esos eventos tienen un trabajo tremendo, el beneficio es cero, más bien nos genera gastos y no hay realmente un agradecimiento.

Hemos oído que ya tenéis bastantes reservas de celebraciones para 2019.

Conchi: Las reservas para mayo están casi al completo. Y poco a poco se va completando la agenda de 2019. Desde que estábamos en obras ya hacían reservas. Pero necesitamos también atraer público para el día  a día. Son muchas horas abiertos, todos los días, desde el desayuno a la cena.

Ya usabais Facebook para promocionaros, ¿ahora también os subís a Instagram?

Óscar: Vamos a intentar que sea un negocio “instragamable” porque cada día viene más gente a hacerse fotos, así que vamos a poner un fotógrafo profesional, vamos a crear 5 ó 6 espacios y a priori son fotos privadas pero el objetivo es que lo cuelguen en su perfil de Instagram para que sean nuestros clientes quienes nos hagan la mejor publicidad.

Nosotros estamos deseando volver, pero para algo más que un desayuno. Así que suerte a esta familia que sigue apostando por Rincón de la Victoria.

Más fotos en nuestra página de Facebook. 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.