“Suecia nos lleva años y años de ventaja en conciliación familiar y laboral”

Irene Martínez tiene 26 años, nació en Antequera, pero se mudó a los 4 años a Rincón de la Victoria. Ha tenido varios trabajos desde que comenzó sus estudios en la UMA (Grado en Estudios Ingleses) aunque ahora mismo es estudiante Erasmus en Lund, Suecia.

Su experiencia laboral ha pasado desde ser relaciones públicas a camarera, repartidora de publicidad, cuidadora de niños… y su último trabajo fue como ayudante de óptica, para el cual se tuve que formar haciendo un curso en la Universidad Laboral.

Milita en Izquierda Unida Rincón de la Victoria, y dice que lo “utilizo como plataforma para debatir y hacer actividades con compañeros y así intentar cambiar un poquito las cosas desde nuestra posición”.

La entrevistamos vía email dentro de la pretensión de La Voz de Hoy de dar visibilidad a mujeres “anónimas” de Rincón de la Victoria y conocer sus historias.

Cuando te comparas con la generación de tu madre o tu abuela ¿sientes que ha habido un avance en cuanto a la mujer?

Por supuesto que sí, mi madre no pudo estudiar, se quedó embarazada con 17 años y en aquellos tiempos no había opción ni debate para abortar o incluso para no casarse, así que  la solución era cuidar y trabajar.

La historia de mis abuelas es mucho más complicada, voy a contar un poco más de mi abuela paterna, Pepa, nacida en el 23, penúltima de 7 hermanos, dos chicas y 5 chicos. Ellas se encargaban de la casa, ellos de estudiar. Aprendió a leer y a escribir porque uno de sus hermanos le enseñó. Vivió la guerra civil separada de su familia. Se casó y fue una de las pocas mujeres en separarse en los años 80, montó su propio negocio y mantuvo ella sola a sus 4 hijos.

Y ha sido y es la primera que me ha animado a tener estudios y trabajar para ser independiente. Puedo decir que es la mujer más fuerte y más admirable que haya conocido jamás. ¡Grande Pepa!

 

Ahora que estás viviendo en otro país, ¿crees que hay más o menos igualdad que en España?

Suecia nos lleva años y años de ventaja en conciliación familiar y laboral.

En cuanto al círculo en el que me muevo, hay más movimiento feminista, o perdón, quizás haya el mismo, pero está más aceptado y por lo tanto se visibiliza mejor. En Málaga hablas de feminismo y todavía te miran extraño mientras que aquí está mucho más normalizado.

La ciudad en la que vivo es prácticamente una ciudad universitaria y convivimos muchos estudiantes de diferentes países (dentro y fuera de Europa), por lo tanto, los puntos de vista son, en muchas ocasiones, diferentes.

¿Hablas con tus amigos de las diferencias entre hombres y mujeres?

Sí, y cada día es un tema más recurrente.

Tú, personalmente, ¿te has sentido discriminada o vista de otra forma por ser mujer en algún momento?

Hoy en día la pregunta la seguiría haciendo al revés, ¿Me he sentido completamente incluida y en igualdad de condiciones en algún momento de mi vida? Pues tristemente la respuesta es no, al menos en espacios mixtos.

¿Crees que cuando estés trabajando sufrirás desigualdad por ser mujer?
Sí.

¿Apoyas el paro femenino del 8M? ¿Por qué?

Por supuesto, por todas y cada una de las injusticias que vivimos a diario, ya es momento de parar. E insto a todas las mujeres que se unan a esta reivindicación. Es el día en el que el foco de atención está en nosotras, si todas vamos a la huelga se visualizará nuestro trabajo dentro y fuera de la unidad familiar.

¿Qué limitaciones piensas que tienen las mujeres en la sociedad actual?

Brecha salarial, micromachismos, imposición de roles, cosificación, acoso… la lista es tan larga que no acabaría nunca.

¿Propondrías alguna medida para paliar la desigualdad en sus múltiples formas? 

Apoyo a la maternidad y conciliación laboral, regular la brecha salarial, informarnos de nuestros derechos laborales… protección real para las víctimas de violencia machista. Pero personalmente, creo que sobre todo hay que hacer hincapié en la educación desde pequeñitos. Está claro que es un problema de estructura económica, pero si la sociedad es machista da igual el número de medidas que apliquemos que sólo serán parches, es tan importante tener igualdad en el trabajo como en casa y en la calle.

¿Qué haces tú para luchar contra esta situación?

Formarme cada día un poquito más, debatir, e involucrarme en activismos cuando puedo, pero sé que podría hacer más. El feminismo es una grandísima herramienta con la que podemos llegar muy lejos, en comunidad y a nivel personal. Como dice Raquel Riba: “El feminismo no se sufre, se disfruta”.

¿Dónde te gustaría verte dentro de 5 años?

¿Quién sabe? ¡En 5 años pueden pasar muchas cosas! Lo que sí espero es que hayamos avanzado un poco más en cuestión de igualdad, que ya toca.

 

Compartir
Victoria Contreras
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here