Sudáfrica reza, canta y baila en honor a Mandela

El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, ha encabezado el Día Nacional de la Oración y la Reflexión para honrar al fallecido expresidente Nelson Mandela, cuya muerte -ha subrayado- ha supuesto «una pérdida sin precedentes» para el país. Los habitantes de Sudáfrica han sido convocados a «rezar, cantar y bailar» en honor a su primer presidente negro, fallecido el jueves a los 95 años, en el primer día de una semana de duelo oficial que terminará con su entierro el 15 de diciembre.

Como millones de sudafricanos, Zuma ha asistido a un servicio religioso en la Iglesia Metodista de Bryanston, en Johannesburgo, para recordar la vida y obra de Mandela. El jefe del Estado sudafricano ha señalado que las oraciones ayudarán mucho al país a recuperarse del golpe sufrido por la muerte de su querido Madiba, como se conoce popularmente al expresidente en Sudáfrica. «Él predicó y practicó la reconciliación» tras el desmantelamiento del régimen racista del «apartheid», que combatió durante gran parte de su vida, ha recordado Zuma. «Mandela se distinguió por las cosas buenas, sólo por las cosas buenas», ha subrayado el jefe de Estado.

Publicidad

En Qunu, el pueblo sudafricano donde Mandela pasó su infancia, los habitantes se preparan solemnemente para el regreso de su hijo más ilustre, que será sepultado el 15 de diciembre en la tierra de sus antepasados. Los ancianos de esta aldea de chozas caminan cabizbajos y bajan la voz para hablar del héroe de la lucha contra el apartheid. «Estamos en duelo, merece todo nuestro respeto», dice el jefe Mfundo Mtirara, un sobrino de Nelson Mandela.

Aquí, en estas aldeas escondidas entre las colinas de la provincia Oriental del Cabo, lejos de Johannesburgo, el pudor prohíbe una expresión ruidosa de las emociones.Nada de cánticos, por tanto, para recordar a Madiba -el nombre clánico afectuoso de Mandela- ni de veladas a la luz de las velas. Tampoco habrá bailes. La casa de Mandela, que señorea este paisaje que él describió con ternura en sus memorias, es sobria y no se ve agitación en ella. Nada que ver con la efervescencia que reina alrededor de su casa de Johannesburgo, donde personas anónimas dejan flores y mensajes de pésame desde el jueves. Algunos soldados y policías montan guardia en sus inmediaciones. Como siempre.

La carretera asfaltada que pasa por delante de la casa fue cerrada al público, en previsión de la afluencia de visitantes. El jefe Mtirara fue el encargado de anunciar la noticia del fallecimiento a algunos de los parientes del difunto: «Un gran hombre se fue, estamos profundamente tristes, aunque sabíamos que este día iba a llegar», dijo a la AFP. «Merecía nuestro respeto mientras estaba vivo, vamos a seguir respetándolo de muerto», afirma el jefe tradicional, que vive muy cerca de la casa de Madiba. Qunu será el centro del mundo el 15 de diciembre, cuando los dirigentes del planeta asistan al entierro del premio Nobel de la Paz 1993.

Funeral de Estado
Ayer, una delegación del pueblo viajó a Johannesburgo para reunirse con familiares de Mandela e informarse sobre la organización del funeral. Dalindyebo, el rey del clan Thembu, al que pertenece Mandela, está de viaje. En los senderos del pueblo, unos ancianos fuman en pipa y caminan lentamente, deteniéndose para hablar entre ellos de la muerte de Madiba: «Nos lo dieron nuestros antepasados, ahora vuelve con ellos», comenta Albert Njokweni, un pastor de ovejas. «El anciano tuvo una vida larga y difícil, pero esta dificultad fue la que nos trajo la libertad. Ya es hora de que descanse entre su pueblo», dijo. «No creo que este pueblo vuelva a ver a un hombre como él. Estamos agradecidos de poder decir que era de los nuestros», añadió.

La ciudad más cercana es Mthatha y se encuentra a unos 30 kilómetros. Tiene un museo dedicado a Mandela. Las banderas ondean a media asta, como en todos los países, y los retratos de Madiba cuelgan de las farolas. Un supermercado desplegó un inmenso retrato con el mensaje: «Descansa en paz Nelson Mandela. Tu eres una leyenda, un padre y, por encima de todo, nuestro líder».

Mandela, pese a sus 27 años en la cárcel y luego una trayectoria de dirigente internacional, nunca perdió el contacto con sus raíces ni con la cultura de su pueblo Xhosa, en la que afirma haber tomado sus valores esenciales. Descendiente colateral de un linaje real, el domingo volverá al pueblo para descansar en la tumba familiar, junto a sus padres y a tres de sus hijos fallecidos. El martes se organizará una gran ceremonia en el estadio Soccer City de Soweto (cerca de Johannesburgo) para rendirle homenaje. Y el miércoles, jueves y viernes, sus restos mortales cruzarán las calles de Pretoria cada mañana hasta la sede del gobierno para que sus compatriotas se despidan de él. El domingo será enterrado en Qunu.

Publicidad
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.