Sólo es posible amar en libertad

libertadmanoA menudo las personas comienzan sus relaciones afectivas porque ven en su pareja algo que admiran, les gusta o que quisieran conseguir, aunque a veces sea una visión fugaz, superficial o anecdótica.

Meses después empiezan a ver más serenamente cómo es esa persona aunque hay situaciones en las que siguen teniendo una visión errónea por excesiva necesidad de apego o inmadurez personal.

Publicidad

Con el transcurso de la relación en ocasiones hay quien comienza queriendo imponer sus propias normas y tratando de cambiar a su pareja respetar su propia personalidad.

Entonces suelen empezar los conflictos con discusiones frecuentes terminando por ceder una parte temiendo la ruptura.

La necesaria autonomía personal
Si una persona es realmente autónoma emocional, económica y funcionalmente será posible que reaccione bien frente al intento de manipulación de su pareja.

Cuando no hay una adaptación mutua en modo proporcional no es posible llegar a una situación satisfactoria para ambas partes.

Quien piense que cambiando totalmente para satisfacer a su pareja evitará problemas y mantener la relación sólo logrará despersonalizarse y posponer la crisis.

Cuanto más se dependa de la pareja menos posibilidades habrá de poder actuar en libertad y por lo tanto de estar en una relación amorosa sana.

Amar desde la libertad mutua en la pareja
Amar sólo es posible si se es libre, sin libertad no puede existir el amor sano, lo demás son sucedáneos que no merecen la pena vivir.

La pareja que se ama en libertad respeta las individualidades, crece en la reafirmación y enriquecimiento de sus personalidades, se comporta serenamente en confianza, con admiración y aprendizaje mutuos, compartiendo pero sin exigencias.

Amando en libertad cada persona desarrolla sus propios pensamientos, sentimientos y conductas sin manifiestar temores obsesivos ni sentimientos posesivos sobre la vida y el cuerpo de su pareja.

Sólo es posible amar con respeto y confianza, desde la valentía y la libertad, con bondad y nobleza, desde la humildad y la sinceridad, con generosidad y altruismo.

A menudo observamos en la vida cotidiana y en la consulta personas en las que se produce tensiones por querer controlar y dominar a su pareja, son personas que “quieren” manipular a la pareja, moldeándola a sus expectativas coaccionándolas.

La persona que “quiere” se obsesiona con el control y la posesión del objeto de su deseo, para cosificarlo haciéndole de su propiedad, esclavizando su vida bajo su dominio.

Disfrutar amando en libertad
Por el contrario las personas que aman disfrutan sintiendo la vida en libertad de cuerpo y alma de su pareja, alegrándose con el goce ajeno, con los triunfos de su pareja.

Para muchas personas esto no sólo es difícil de entender sino que consideran que es imposible de conseguir, y se sorprenden cuando descubren alguna otra pareja que es feliz amándose en libertad, desde el respeto, la confianza y la generosidad.

Siguen existiendo muchos mitos e ideas erróneas sobre el amor y la pareja, sobre las relaciones afectivas, sobre las distintas formas de amar, siendo pocas las personas que a lo largo de la vida profundizan descubriendo el verdadero amor sano.

Pensar, sentir y comportarse con amor
Las ideas, sentimientos y conductas verdaderamente libres son esenciales en las relaciones afectivas libres para poder exteriorizar nuestros pensamientos, expresar nuestros sentimientos y comportarnos libremente respetando la naturaleza y demás seres vivos posibilitando disfrutar y creciendo con amor.

Siempre hemos distinguido el amor sano del querer posesivo, el amar libremente del querer obligado, el amor feliz del querer insatisfactorio.

Sólo quienes aman libremente pueden llegar a sentirse felices consigo mismos.

Fernando Gálligo Estévez es psicólogo y escritor. Ha realizado los Cursos de Doctorado en Psicología (Universidad Complutense de Madrid), Máster en Recursos Humanos (Universidad de Sevilla), Máster en Sexología (Sociedad Sexológica Malagueña) y Experto Universitario en Género e Igualdad de Oportunidades (Universidad de Málaga). Desde el 1 de enero del año 2000 trabaja como psicólogo del Instituto Andaluz de la Mujer en Málaga. Además, es formador universitario y de profesionales de Administraciones Públicas y empresas privadas. Ha publicado los libros “SOS…Mi chico me pega pero yo le quiero” 2ª ed. marzo 2013 (editorial Pirámide), “Amando sin dolor, disfrutar amando” 1ª ed. mayo 2013 (editorial Pirámide) y las monografías “Trátame bien” (Junta de Andalucía) y “Ámame bien” (Universidad de Alicante). Escribe habitualmente artículos y colabora en prensa, radio y televisión a nivel nacional.

Publicidad
Victoria Contreras
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.