Sin periodismo no hay democracia

chapa“No hay periodismo sin periodistas, ni democracia sin periodismo. Por tanto, no hay democracia sin periodistas. Sin periodistas, sin información plural, veraz, crítica y contrastada, no hay democracia posible. Por eso, cuando oímos hablar de crisis del periodismo o, al menos, de un modelo de negocio periodístico, deben saltar las alarmas. Porque el periodismo, y los periodistas, son, y deben ser, ante todo, vigilantes del poder. De todas las formas de poder”.

Éstas fueron las palabras de un ex ministro en unas jornadas celebradas en el Día Mundial de la Libertad de Prensa, que se celebra el 3 de mayo. Y hoy quería rescatarlas para los lectores de La voz de hoy porque siento la obligación de hacerlos partícipes del escenario que ayer me encontré como periodista:

El Partido Popular (PP), que gobierna con mayoría absoluta en Rincón de la Victoria, no avisó a la prensa de la convocatoria de Pleno extraordinario, como hace normalmente, en el que se debatió la adjudicación del alumbrado público a una empresa privada. Directamente nos citó a los medios después para darnos el titular que más le convenía.

Total, la decisión estaba tomada antes de sentarse cada uno en su sillón en donde levantan la mano como títeres para votar a favor o en contra, pero todos igual a lo que diga su partido, no vaya a ser que por pensar diferente se queden fuera del grupo, y ya sabemos que el sentirse diferente, excluido, no es plato de buen gusto para nadie.

De poco sirven las sesiones plenarias cuando se habla de mayoría absolutas, ya sea a nivel local, regional o nacional. Como un amplio número de personas los votó en su día, ya se creen con el derecho a decidir sin escuchar, que no es lo mismo que oír, lo que proponen o argumentan sus compañeros de profesión, que no de grupo político.

Al caso. Convoco a los medios cuando quiero alardear de lo bien lo hago, lo solidario que soy, la colaboración con los centros educativos, los acuerdos por los que se van a ahorrar millones de euros a las arcas municipales, las carreteras que voy hacer, el fin de semana de actividades que he organizado o el pin que voy a poner en cada esquina. Pero no aviso cuando la oposición, cuya tarea es cuestionar y controlar al equipo de gobierno para que no haga y deshaga a su antojo, me va a pedir explicaciones de una decisión que condiciona a mi pueblo para 12 años.

Una trata de hacer su trabajo lo mejor posible. Cada día intenta buscar lo bueno de todos y contar lo menos bueno para que se ponga solución. Informarse, leer, llamar, preguntar y buscar diversas opiniones. El periodismo consiste en informar al ciudadano, para que éste decida y participe en una democracia de forma activa: en un foro, en una asociación, en un Pleno o en una manifestación. El periodista solo es el que narra de la manera más objetiva posible lo que sucede. Quién hace qué, cómo, cuándo, dónde y porqué.

Hoy escribo estas líneas porque aún creo en un periodismo libre, sin coacciones, sin censura, sin intereses…Un periodismo que contribuya a crear una sociedad mejor y para ello necesito de la honestidad de los protagonistas de las noticias. A veces, no solo depende de los periodistas el hacer buen periodismo. También los ciudadanos deben exigirlo y velar por él.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.