Seis sesiones para dejar de fumar

tabacoDesde hace más de diez años el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ofrece programas para todo aquél que quiera dejar de fumar en los cuales un médico y una enfermera realizan seis sesiones grupales con el objetivo de motivar el abandono de esta práctica perjudicial para la salud. En Rincón de la Victoria son muchos los que se han acercado a informarse, también los que han comenzado con los talleres, pero solo algunos los que consiguen dejar este hábito que requiere una “desintoxicación física, social y psicológica”, según explica una de las trabajadoras del sistema sanitario en el municipio.

Es primordial la motivación personal de cada uno. No es igual acudir obligado por tu pareja, que acudir por autodisciplina, cuando uno es consciente del daño que se está causando así mismo. Se suele tener miedo a las enfermedades que el tabaco produce o a la dependencia que se genera hacia este producto o incluso por el daño a terceros, también se intenta dejar.

Publicidad

En el programa comienzan realizando un test previo a los pacientes, para conocer en qué fase se encuentran y su historia como fumadores. Se les pregunta por su motivación, los intentos, la dependencia. Una vez entran en el grupo participan de manera semanal en sesiones a las que asiste un grupo de 15 personas máximo y en el que se da consejos sobre buenos hábitos de salud, se propone cambiar de actividades, de bebidas con las que se pueda asociar el tabaco, se les plantea incluso el salir con otras personas.
Por ello la importancia del trabajo en grupo, porque pueden aportarse ideas unos a otros y hacer un frente común. Se trata de reducir en dos puntos cada semana la nicotina, el monóxido de carbono y el alquitrán. Una vez concluidas las sesiones hay un programa de seguimientos con citas presenciales o llamadas telefónicas.

Concienciación temprana

Continuamente se realizan charlas con los niños menores de 12 años, porque según asegura esta sanitaria, la edad de inicio de consumo se ha adelantado a los 12 o 13 años, por lo que hay que prevenirlos e informarles con anterioridad. También se hacen dinámicas de concienciación y se celebra la semana sin humo en el mes de mayo.

Pero el mejor método es el ejemplo en casa, por ello se recomienda no fumar delante de los hijos y además puede producir una otitis media en los niños pequeños, debido a la debilidad de esa zona en edades tempranas. Cada vez son más los que dicen a sus propios padres que fumar es malo e incluso los motivan a que lo dejen con diferentes terapias.

El tabaco está formado por 4.700 sustancias de las cuales 200 son venenosas y 43 cancerígenas. Desde que en 2011 España puso en marcha la nueva ley antitabaco por la cual no se podía fumar en muchos sitios públicos, han sido un número grande de personas los que han intentado dejarlo. Con terapias alternativas, medicación, libros, sesiones grupales…todo vale y mejor si es con ayuda de profesionales de la sanidad que toman partido como si fuera un reto personal también para ellos.

Publicidad
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.