Ruzafa quiere conquistar nuevas metas

ruzafaRubén Ruzafa es un joven valenciano que vive en Rincón de la Victoria desde los tres años. Comenzó a montar en bicicleta con su padre y a los doce años quedó quinto en la primera carrera a la que se presentó. Desde entonces su vida a ha estado dedicada al Mountain Bike con el que ha conseguido reconocimientos nacionales y mundiales y donde se ha forjado su espíritu de superación y de querer siempre dar un paso más.

Junto a su entrenador personal, Emilio Fernández, ha vivido grandes ocasiones y también algunos infortunios, pero no ceja en su empeño de aspirar a estar entre los mejores. Ahora no se conforma con la bicicleta, por ello ha decidido dedicarse de manera profesional al triatlón, formando parte del club local Añoreta Novaschool.

Entre el entrenamiento de carrera, natación y bicicleta de una jornada normal, Rubén Ruzafa ha hecho un descanso para responder a las preguntas de La voz de hoy. Tras un breve repaso por su amplia trayectoria a sus 28 años, y desvelar algunos de sus experiencias, descubrimos sus cualidades como deportista y la automotivación que le caracteriza.

¿Cuándo empezaste a dedicarte al Mountain Bike de manera profesional?
Desde los 14 años entreno y ya en Cadete Junior destacaba, pero cuando más he crecido y me ha dado para vivir ha sido en mis cuatro años de Sub-23 donde los tres primeros estuve con el equipo BH Sierra Nevada y el último año empecé con el vasco Orbea que ha sido el último club donde he estado hasta mi decisión de pasar al triatlón esta temporada.

¿Se compite con más empeño cuando te pagan por ello?
Evidentemente para vivir hay que ganar dinero, te quedas más tranquilo y ves que las expectativas se van cumpliendo de poder dedicarte a lo que te gusta de manera profesional, pero realmente lo que da más satisfacción es ir creciendo y que te vayan valorando.

¿De los muchos trofeos que tienes cual es el más importante?
Fue muy importante porque era la primera vez cuando quedé Campeón absoluto de España en el 2005/2006. Además los de la categoría élite se quedaron diciendo: “pero este tío de dónde ha salido porque yo era de los Sub-23 todavía”.

¿Qué se siente al ganar?
Mucha alegría, no te lo crees, no eres consciente de lo que has logrado. Es una satisfacción personal de “yo puedo” y ver hasta donde consigues en la siguiente ocasión.

¿Y de pódiums internacionales?
A nivel internacional es mi espina clavada. Los españoles tenemos eso, cuando alguien es bueno queremos colocarlo en el pódium internacional y las cosas no son tan sencillas. En el tercer año de Sub-23 logré el quinto puesto y se suponía que al año siguiente sería pódium, pero pasan cosas…y no lo logré.

¿Cómo se viven los momentos de derrota?
Vas evolucionando. Al principio te lo tomas peor, pero yo siempre he sabido relativizar. Por ejemplo, cuando era aún Junior, en el mundial era llamado a hacer podium por los tiempos de las carreras, pero se salió la cadena, me caí de boca y salí último. No fue culpa mía. Otras veces, la presión y las expectativas te la juegan. En una ocasión me bajé de la bicicleta y eso que yo no suelo hacerlo.

¿Has ido a los Juegos Olímpicos?
Para las olimpiadas de Pekín, estaba de reserva, pero en 2008 hice los mejores resultados de mi vida. Fui campeón de España élite, quedé cuarto en la Copa del Mundo en Madrid…y el tercer clasificado iba muy mal, así que el seleccionador nacional decidió meterme a mi, pero me llamaron de la Federación y me dijeron que no podía ser, que ya estaba todo “pactado”. Para los de 2012 me preparé, pero el año anterior tuve algunos problemas personales, también de salud y no me encontraba tan fresco. Empecé bien, pero no conseguía los resultados y decidí descartar las olimpiadas.

¿Significó mucho el no haber ido a las olimpiadas?
Bueno, este 2008 no fue todo malo, tuve el verano libre, entrené con el Añoreta Novaschool, me preparé el campeonato de España de triatlón cross y lo gané. Gané a Eneko Llanos, campeón del mundo de XTERRA y me hice las cábalas que todos nos hacemos de “si yo he ganado a tal, y él ha ganado cual competición, entonces yo puedo ganar…” (risas) Y junto a Rubén Bravo decidí ir en octubre al XTERRA de Maui de 2008. La idea era pasarlo bien, llegamos sin tener ni idea y resulta que quedé primero.

Con tanto entrenar y competiciones, entendemos que los estudios se han quedado aparcados.
Empecé Ingeniería, pero se me hacía muy duro y me pasé a Psicología. Empecé a sacarme las asignaturas del primer cuatrimestre, pero en el segundo eran las competiciones, así que me pilló el cambio de plan de estudios y vuelta a empezar. Ahora estoy con la UNED, pero estoy buscando junto a Emilio, mi entrenador, si me reengancho en algo más relacionado con el deporte como INEF o magisterio de Educación Física.

Hablemos de tus retos, proyecto para esta nueva etapa.
Quiero competir en triatlón, en las carreras más importantes, tanto por equipo como individuales. Para la clasificación del equipo tengo que puntuar porque es muy importante y las mias me centraré en la media distancia. Mi objetivo es clasificarme para ir al Campeonato del Mundo 70.3 que se celebra en las Vegas en septiembre.

Rubén Ruzafa tiene los pies en la tierra y sabe que no siempre puede ganar pero su intención es dar lo máximo de sí en cada competición. Ahora está viviendo una etapa diferente, de entrenamientos en grupo en los que reconoce que disfruta mucho con Javier y Pablo Iglesias, con Nacho Campos y Miguel Durán junto a ellos se le hace más llevadero y pone en práctica su propio consejo para aquellos que empiezan en el triatlón: “disfrutar y aprender de las lecciones que da el deporte para la vida”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.