Rubén Ruzafa: “Creo que mucha gente deseaba que lograse este triunfo en Hawái”

rubenruzafa2013Si hubiese un premio al rinconero del año, este 2013 sería sin duda para Rubén Ruzafa. El deportista de la localidad ha cerrado una temporada repleta de éxitos, con el broche de oro que supone el Campeonato del mundo de triatón ‘Xterra’ logrado en Hawái a finales de octubre (el segundo entorchado de su carrera, ya se impuso en la edición de 2008, convirtiéndose en el vencedor más joven de la prueba); una campaña que, sin embargo, no comenzó bien a causa de una molesta lesión en el psoas ilíaco que le mermó durante los primeros meses de competición. De menos a más, Ruzafa se rehízo del bache inicial, sobreponiéndose a todo.

Ahora que nos encontramos a punto de despedir el año, ‘La voz de hoy’ le propuso al joven campeón realizar una entrevista que recogiese lo que ha sido para él este último año y Rubén, de trato siempre amable y cercano, se sentó encantado con este periódico y mantuvo una extensa charla en la que repasó multitud de temas: desde su experiencia en Hawái hasta sus planes de futuro, pasando por otros como la sorpresa de ver que le ponen tu nombre a un pabellón de de deportes.

Una temporada para enmarcar con un difícil comienzo
Rubén, cuando echas la vista atrás, ¿qué recuerdo te queda de este año?
La temporada empezó muy mal, ya que la lesión no me permitió competir en condiciones hasta finales de mayo. Corrí algunas carreras, pero con altibajos. De modo que esa primera parte del año fue dura porque, además, este 2013 suponía para mí una fuerte apuesta personal… Me refiero a que, después de haber sido ‘mountain biker’, pasaba a dedicarme al triatlón profesional, por lo que tenía que demostrar mi valía.
Cuando me recuperé de la lesión, comencé a ganar pruebas y lograr segundos puestos. Fui cogiendo ritmo y confianza, y encadené muy buenos resultados, sobre todo con el triunfo en Hawái, que ha sido el colofón a la campaña. Por tanto, mi valoración es positiva; te diría que le doy una nota de 8,5 a la temporada. Y es que considero que todavía tengo margen para mejorar en todos los segmentos, sobre todo en la natación. Quiero seguir trabajando y creciendo.

¿Cómo se produjo la lesión? ¿Qué la ocasionó?
Creo que se produjo a causa de un cúmulo de circunstancias. Yo venía de una etapa un poco dura de mi vida y eso al final crea tensiones, lo que unido al entrenamiento y al cambio de tener que correr y nadar más que antaño… Digamos que todas estas circunstancias me ocasionaron la lesión en el psoas ilíaco [músculo ubicado en la parte baja del tronco]. Lo peor fue que nos encontramos el problema de forma inesperada porque, pese a los factores decisivos de los que te hablaba antes, tampoco habíamos forzado excesivamente la carga de trabajo. El caso es que la lesión me sobrevino y había que averiguar qué era y, posteriormente, curarla.

¿Y entonces paraste a descansar o seguiste con dolor? ¿Recurriste a rehabilitación?
Hicimos un poco de todo. Primero, paramos y vimos que así no se solucionaba. Luego, estuve trabajando con los fisioterapeutas, que creían que era otro músculo el lesionado. Y, finalmente, recurrí a un médico deportivo y él descubrió que el problema se hallaba en el psoas. Desde entonces, empezamos a tratarlo y se curó.

¿Cómo afectó esta contrariedad a la programación de la temporada?
Quería correr algunas pruebas a nivel nacional y me vi obligado a irlas descartando. Hasta finales de mayo no pude rendir bien. Y en junio ya no me dolía la lesión, pero llegaba a la competición sin haber entrenado apenas. Aun así, sin estar en las mejores condiciones, quedé segundo en el Mundial de triatlón cross en Holanda a principios de julio y también sumé excelentes resultados en otras carreras (disputadas en Francia, Alemania y Estados Unidos) durante agosto y septiembre; lo que me permitió coger la forma óptima con la que me disponía a viajar hacia Hawai.

Y entonces te caíste, ¿no? ¿Qué sucedió?
Me caí yendo en bicicleta dos semanas antes del ‘Xterra’. Fue en una competición de mountain bike aquí, en Antequera. Bajaba una cuesta que no era excesivamente complicada cuando me desvié de la trazada, choqué con una piedra y volé por los aires, golpeándome en las costillas, lo que me acarreó dificultades respiratorias. También me creció un bulto bastante feo en el hombro. Me asuste mucho…

¿Pensaste que tendrías que renunciar al mundial en Hawai?
En el primer momento, tras la caída, sí me vino esa idea a la cabeza. Pensaba que me podía haber roto el brazo, pero seguí en la carrera, aunque no podía sujetar bien el manillar. Gracias a Dios, luego vi que el problema era menos serio de lo que parecía.

Hawái, el punto álgido del año
¿Cómo resumirías la carrera en la isla?
Lo llevaba muy estudiado de casa y sabía lo que tenía que hacer en todo momento, cuándo debía pasarles. Pero, claro, la gran dificultad siempre reside en llevar a cabo la estrategia de carrera. En la natación, por ejemplo, estaba al tanto de que podía perder entre dos y tres minutos. Y si perdía menos de dos y medios, sería un triunfo. Al final, me dejé tres con los que marchaban los primeros.

Pese a ello salí contento del agua, todo iba de acuerdo a lo planeado. Sobre la bicicleta tocó sufrir. Me concentré al máximo y fue difícil coger la cabeza de carrera. Les alcancé antes de la última bajada larga, un enclave en el que sabía que podía ganar tiempo. En este punto me alegré mucho al observar que se iban cumpliendo mis expectativas. Al segmento de carrera llegué con un margen de ventaja de unos 40 segundos. De modo que no lo tenía ganado ni mucho menos. Era cuestión de seguir sufriendo hasta el final.

El circuito de esta edición resultaba muy revirado y con mucha vegetación, lo que me impedía saber si los otros participantes andaban cerca. Hasta que no me encontré corriendo por la playa y comprobé que nadie me seguía, no me sentí tranquilo.

¿Te da tiempo a pensar en una carrera tan exigente?
Es como si fueses dentro de un tubo. Tienes tres o cuatro palabras en la cabeza y te las vas repitiendo. Por ejemplo: “mantén el ritmo”, “mantén la cadencia”, “vas bien”, “puedes con ello”… Un cúmulo de expresiones que te ayudan a seguir luchando.

¿Qué ocurrió una vez hubiste cruzado la meta? ¿Cómo fueron los festejos de la organización?
Es muy americano. Desde los días de antes ya te hacen entrevistas, te llaman y te dicen “vente hoy que te queremos grabar” u “hoy va a ser la noche de los campeones”, un evento que reúne alrededor de una mesa a los vencedores de ediciones anteriores y les van formulando preguntas. Y la logística de todo aquello es alucinante; la carrera se hace en un hotel Ritz. Se inscriben, además, un montón de corredores; creo que este año éramos cerca de 800 participantes.

Y… Después cruzar la meta, me preguntabas. Allí las cámaras te están esperando. Se realiza una rueda de prensa y subes al podio. Esa misma noche asistes a una lujosa gala, de ésas que se ven en las películas. Tras la cena, me tocó dirigir unas palabras a los presentes.

¿Cómo llevas eso de hablar en inglés?
Me defiendo, pero estoy intentando mejorar mi nivel. Sinceramente, siempre uno prepara algún pequeño discurso, porque cuesta un poco hablar cuando llega el momento. Pero, ya te digo, este año me voy a apuntar a inglés, que necesito soltarme más. Es mi asignatura pendiente.

Supongo que en Hawái el resto de corredores ya te conocerá bien…
Sí, sí, me van conociendo… Aunque este 2013 no llegaba como el favorito a la victoria. Había un costarricense que venía de imponerse en la carrera anterior, disputada en Estados Unidos.

La multitudinaria vuelta a casa
¿Qué te encontraste en tu regreso a Málaga?
El recibimiento fue una locura. Creo que mucha gente deseaba que lograse este triunfo en Hawái. Lo que digo siempre; para mí ha sido muy especial, ya que no sólo lo he disfrutado yo sino que mi familia, mis amigos y la gente de Rincón también han sido partícipes de este éxito. Al final, somos un equipo y todos han puesto su granito de arena para llegar hasta aquí.

¿Y la recepción en el Ayuntamiento con los niños y las niñas del municipio?
Fue muy bonita. Emociona ver cómo te miran los chavales y también ese día se reunió tantísima gente, muchos amigos míos estuvieron presentes. No sé qué decirte… Lo pasé muy bien y lo recuerdo como uno de los grandes eventos de mi vida deportiva.

¿Alguna vez se imagina uno que le van a poner su nombre a un pabellón de deportes?
No, nunca [se ríe]. Hombre, me quedé muy sorprendido al enterarme, porque al fin y al cabo todavía soy joven y parece que ese tipo de distinciones sólo se les otorgan a las personas con más edad que, además, acumulan una gran trayectoria profesional a sus espaldas… Pero para mí es un orgullo enorme, pero no pienso en ello a diario. Sí que me sigue sonando extraño cuando escucho eso de “en el pabellón Rubén Ruzafa se celebra…”. Es una pasada a la que todavía no me he acostumbrado del todo.

Como exitoso deportista de élite, tu opinión personal, ¿crees que las autoridades de Rincón apuestan por el apoyo y la promoción del deporte?
Creo que sí. Desde el Ayuntamiento se han dado cuenta de que Rincón de la Victoria es un gran punto neurálgico para la práctica de deporte. No me canso de repetir que, aunque nos faltan determinadas infraestructuras, tenemos el paseo marítimo, el carril de la playa, los montes, el clima… Ésta es una zona idónea y debemos aprovecharla. Y los ciudadanos también se han hecho conscientes de esta circunstancia. Lo vemos a diario cuando nos encontramos a todas horas gente en la playa; muchos van corriendo, otros andan o pedalean montados en sus bicicletas.

Asimismo, hay que añadir a todo lo anterior que se están organizando cada vez más pruebas en Rincón (La Capitana o la media maratón). Casi todos los fines de semana hay un evento deportivo. Por tanto, creo que vamos por el buen camino. Quizá aún falte que se consolide esta realidad, pero las cosas se están haciendo fenomenalmente y la gente desea participar. No hay que ponerles barreras ni trabas.

Con la vista puesta en 2014

¿Después de los festejos posteriores a Hawái te tomaste unas merecidas vacaciones?
He estado cuatro semanas bastante liado con la planificación del próximo año. Necesitaba hablar y organizarme con Emilio Fernández, mi entrenador de toda la vida. Esta nueva temporada voy a trabajar con Mikel Zabala y con Guillermo Mediano, que se encargará de todo lo concerniente al entrenamiento en el agua. Y también quería decidir las carreras que voy a disputar, las que no y dónde hay que incidir más…

¿Y qué fechas tienes ya marcadas en el calendario del 2014?
Prácticamente son las mismas de este año. De mayor a menor importancia están el Campeonato del mundo ‘Xterra’, otra vez en Hawái; el Campeonato del mundo de triatlón cross ITU, que en 2013 he quedado segundo y la próxima temporada se disputará en Alemania, en agosto; y el ‘Xterra’ de Estados Unidos. A su vez, quisiera probar fortuna en triatlones de media distancia como el Campeonato de España, que se celebra en Madrid. Ahí me gustaría poner un pico de forma.

¿Hasta qué edad te gustaría seguir compitiendo?
No pienso en ninguna fecha. Actualmente, se está viendo que los deportistas rinden perfectamente con 38 años si su cabeza se lo permite. Si tienes la motivación necesaria, los resultados acompañan y las lesiones te respetan el físico uno puede seguir durante mucho tiempo. De momento, voy año a año.

Y ya para concluir, Rubén, he observado que eres muy activo en las redes sociales y escribes casi a diario…
Lo intento… Verás, te cuento. El otro día estuve en una mesa redonda con deportistas malagueños. Y la postura que yo defendí allí es que ahora no sólo nos encontramos obligados a ganar (a ser los mejores) para destacar, sino que también debemos comunicar nuestros logros. Resulta imprescindible dejarse ver y, si no lo hacemos, simplemente dejamos de existir. Por tanto, me he obligado a estar presente en las redes sociales y tener mi propia voz.

-> Si quieres seguir el día a día de Rubén e interactuar directamente con él, desde ‘La voz de hoy’ te recomendamos que sigas al genial deportista rinconero a través de su perfil de Twitter (@RubenRuzafa) y su página en Facebook (https://es-es.facebook.com/ruben.ruzafa).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.