Robar

Reconozco que la única tecnología que me tiene enganchado es whats app. Ni los mail -otrora diarios- , ni twitter ni facebook son lo mío. Ni siquiera escribo. Tengo empezado hace más de un año un texto -La transición a ninguna parte- , en el que acumulo datos tratando de demostrar que la mayoría de los males sociales que nos aquejan ahora los sembraron perversamente Manuel Fraga Iribarne y Felipe González Márquez con su bipartidismo diabólico, pero la actualidad es tan canalla que uno termina preguntándose si merece la pena comunicar sus inquietudes a los demás o es mejor dejar que cada uno vaya descubriendo las suyas.

Desde luego, el gran teatro mundial está más diáfano que nunca: a un presidente negro que no cambia nada le sigue otro holocausto infantil impune en Gaza, las decapitaciones de la yihad o los bombardeos selectivos en Iraq. Se hace difícil mirar para otra parte pero estamos demostrando que nos cabe todo. Es el triunfo máximo de los políticos contemporáneos: hacernos indiferentes.

Publicidad

Pero cuando uno se cree que su capacidad de sorpresa e indignación está ya saturada, aparecen las tarjetas opacas y otra vez empieza a vomitar bilis y a convencerse de que la corrupción no tiene límite. Decía Einstein que había dos cosas infinitas -el Universo y la estupidez humana- pero se ha quedado antiguo muy pronto. No conocía a Blesa y compañía. Patético el presidente de los empresarios diciendo que no sabía que el dinero que sacaba del cajero -sin devolver, ni declarar- era negro , es decir , robado .

Uno se pregunta qué tiene que hacer Rodrigo Rato para ir a la cárcel: se tiene que descojonar de risa cada vez que comete un nuevo atropello y no pasa nada. Si cada vez que se hace pís en la justicia tuviera un orgasmo, este ilustre franquista sería un auténtico semental.

Sinceramente, había pensado en no votar más para no seguir siendo partícipe de esta orgía de la desmesura y la injusticia. Pero ahora creo que podemos desmontarles el chiringuito.

Sí. Podemos.

Publicidad
Victoria Contreras
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.