Un rinconero narra la experiencia que vivió en primera persona el 11-M

Dentro de la Noche en Blanco, José Antonio Garrido presentará en la Oficina de Turismo a las 20.30 su libro “La vida en un vaje” donde narra cómo vivió el 11 M puesto que él estaba en ese tren, ese día y a esa hora, pero tuvo la suerte de poder contarlo. La voz de hoy adelanta en las siguiente líneas algunas claves de lo que contienen sus páginas.

“El libro es la historia de una tragedia, contada en primera persona. La historia de un día normal, de un jueves que comienza como cualquier otro día. O eso creíamos, porque el día ya no era normal, sólo que eso todavía no lo sabíamos. No es una novela. Es un relato de sentimientos y sensaciones que va desgranando el viaje estación a estación y dónde se van intercalando recuerdos de otros viajes y experiencias pasadas”, explica el autor.

Reconoce que nunca tuvo la intención de escribir un libro. “La idea parte de la Editorial La Esfera de los Libros. Yo había escrito un artículo sobre el asunto en el diario El Mundo y les gustó. Contactaron conmigo, nos reunimos y me lo propusieron. Tras pensarlo y hablarlo con la familia, me decidí y así surgió. Quería mostrar que tras las cifras, había personas que habían perdido la vida, había hombres y mujeres que quedaron marcados para siempre y familias deshechas que ya no se recuperarían jamás”, cuenta Garrido.

Tiene grabadas todas las imágenes de ese día y destaca la solidaridad de los madrileños. Se trata de un libro para todos los públicos. El autor indica que “es un relato sin estridencias, sin rencor. Es una historia, yo diría intimista, en la que no pretendo descubrir quién fue ni intento entrar en cuestiones técnicas. Es la visión personal de un pasajero sobre una terrible tragedia que nos dejó impactados a todos los españoles y creo que a Europa también. Que nos hizo aprender de la peor manera posible que esas noticias terribles que vemos y oímos por la televisión y que nos parecen tan lejanas y ajenas a nosotros, nos pueden golpear también a nosotros”.

Tuvo la suerte de que el atentado cambió relativamente poco su vida, ya que no le quedaron secuelas visibles a las que haya de enfrentarse cada día, pero sin embargo recuerda las 192 personas que perdieron sus vidas y las 192 familias que destruyó. “Para ellos cambió la vida. Pero también cambió las vidas de muchos heridos que han de revivir ese día cada vez que se enfrenten al espejo y de otros que todavía hoy están recuperándose de las secuelas”. ­

Compartir
Redacción La Voz de Hoy

El primer periódico digital de Rincón de la Victoria. Información cercana, plural y comprometida con todos los rinconeros y rinconeras. A vuestro servicio desde 2012.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here