¿Qué pasa si dejo de pagar la hipoteca?

martillocasa

martillocasaSi dejamos de abonar mensualmente nuestra cuota hipotecaria, el Banco podrá iniciar contra nosotros un procedimiento de «Ejecución Hipotecaria», que se regula en la Ley de Enjuiciamiento Civil, con las especialidades que se establecen en los artículos 579 y 681 a 698, reclamándonos la totalidad de la cantidad aún adeudada del préstamo concedido en su día, cantidad a la que se añaden los intereses, gastos y costas del procedimiento judicial que se insta, de manera que dicha deuda pendiente, si la hipoteca está constituida, por ejemplo, sobre nuestra vivienda habitual, puede conducir a que la entidad bancaria acceda a la propiedad de nuestra vivienda, y sin que esto signifique que la deuda quede definitivamente saldada.

Partimos de la base de que cuando adquirimos una vivienda y no contamos con todo el dinero para pagarla, que es lo habitual, suscribimos un contrato de préstamo hipotecario con el Banco en virtud del cual, nos comprometemos con la entidad a devolverle el dinero que nos ha prestado en las condiciones (interés, plazo, comisiones, etc,…) que acordamos en la escritura pública que firmamos en la Notaría, aquel feliz día que recibimos las llaves.

Publicidad

Nuestro compromiso con la entidad de devolver ese dinero en esas condiciones es de tal magnitud, que lo hacemos obligándonos con todos nuestros bienes presentes y futuros, esto es, incluso con los que podamos adquirir años después.

Para comprender el camino que recorreríamos en una ejecución hipotecaria, vamos a desgranarlo paso por paso, partiendo del siguiente supuesto práctico:
Cantidad que me ha prestado el banco («principal»): 100.000€.
Valor de tasación de la vivienda: 160.000 €
Cuota hipotecaria mensual: 1000 €
% de demora (se aplica a partir de que dejo de pagar): 25%

MES 1: dejo de abonar mi cuota hipotecaria. Es habitual que ante este primer impago el banco contacte con nosotros para descartar que exista un error o descuido por alguna de las partes. Comprobado el impago, comienzan a ponerse en marcha las clausulas que firmamos. Así, siguiendo el ejemplo práctico, la deuda del primer mes aumenta de la siguiente forma:

1000 € (cuota hipotecaria) x 0,25 (% de demora) x 30 (días de impago)/365 = 20,54 €.
Si a esto le añadimos, que seguramente tenemos contratado con la entidad bancaria una comisión por «reclamación de deuda», también llamada «reclamación de posiciones deudoras» y que suele oscilar entre los 25 y 30 €, habrá que añadir dicha cantidad, que para este ejemplo lo vamos a fijar en 30€.
En definitiva, dejar de abonar el primer mes de nuestra hipoteca ya nos ha supuesto 20,54 € + 30 € = 50,54 €.

ENTRE EL 2º Y EL 5º MES: El Banco intentará negociar cambios en la hipoteca con la finalidad de que paguemos, siendo las más usuales alargar el plazo de la hipoteca o pagar solo intereses durante algún tiempo.
No obstante, y si esas soluciones no son factibles, el proceso sigue adelante y se siguen devengando intereses de demora y comisiones por reclamación de posiciones deudoras, con lo cual si han transcurrido 5 meses, la deuda de 1000 euros se ha convertido en lo siguiente: 5000 (cuota h.) x 0,25 x 150 (días de impago) /365 = 102,7 €. A esta cantidad habrá que añadir la comisión de 30 euros x 5 meses = 150 €.Por lo tanto, la deuda ha pasado de ser de 1000 euros a 5.252,7 €.

Añadir también, que a partir del tercer mes (90 días) y según la normativa del Banco de España, entramos en situación de morosidad y por tanto la entidad tiene que provisionar nuestro crédito, es decir debe reservar un dinero equivalente a ese crédito, circunstancia esta que los bancos pretenden evitar.

Por último, hemos de saber que a partir de que llevemos 3 meses sin abonar la cuota, el Banco puede iniciar la ejecución hipotecaria en el Juzgado (o en la notaría) y ello, de conformidad con la reforma producida por la Ley 1/2013, de 14 de mayo de medidas para reforzar la protección a los deudores, pues con anterioridad, bastaba con una sola mensualidad sin pagar para poder iniciar el procedimiento de ejecución hipotecaria, aunque la realidad era que pasaban varios meses hasta que llegaba ese momento.

En el artículo de la semana que viene, examinaremos cómo se desarrolla el procedimiento de Ejecución Hipotecaria en el Juzgado.

Mª Victoria Ros Viñegla es Licenciada en Derecho por la Universidad de Granada y miembro del Ilustre Colegio de Abogados de Málaga y ejerce en la actualidad, la abogacía en asociación con el letrado, D. Rafael Gómez Otero, creando la firma «Gomez&Ros Abogados», manteniendo oficinas en la ciudad de Torre del Mar y Nerja (Málaga) y en la ciudad de Granada, actuando en asuntos civiles, penales, incluyendo Procedimientos de Jurado, administrativos y laborales. Letrada del Turno de Oficio del Ilustre Colegio de Abogados de Málaga desde el año 1999, en las materias de Civil, Penal, Familia y Extranjería. Abogada colaboradora del Programa de Orientación Jurídica para personas mayores de 65 años en el Centro de Día de Velez-Málaga desde el año 2004. Formadora ocupacional desde el año 2007. Contadora-Partidora del Ilustre Colegio de Abogados de Málaga Mediadora Civil y Mercantil. Inscrita en el Listado de Árbitros. Es miembro de la Oficina de Intermediación Hipotecaria (OIH) y de la Sección de Derecho Bancario del Ilustre Colegio de Abogados de Málaga en la Axarquía.

Publicidad
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.