Primer acercamiento en Limasa tras el anuncio del ERTE y de la huelga

limasa

limasaEl día después de que las dos partes en conflicto en Limasa lanzaran sus órdagos encima de la mesa (aplicación de un ERTE por parte de la empresa, convocatoria de huelga en Navidad por el lado de los trabajadores) las dos partes volvieron ayer a negociar y lo hicieron con talante positivo. La iniciativa la tomó el comité, que protagonizó un primer acto de acercamiento al anunciar en la reunión de la mesa negociadora del convenio su disposición a aceptar varias de las propuestas planteadas por la empresa para recortar 6 millones de euros del presupuesto de 2014, a cambio de que la empresa retire el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y acepte prorrogar el laudo en 2014.

Además de plantear el mantenimiento de lo estipulado en el laudo, los representantes de los trabajadores se mostraron dispuestos a aceptar el tomar las vacaciones en dos turnos de quince días a lo largo del año, una propuesta valorada por la empresa en 2,4 millones de euros; renunciar al descanso de sábado y domingo y que este se plantee el domingo y un día alternativo de la semana y, en tercer lugar renunciar a los seis días extras de vacaciones, siempre que la empresa reconozca su valor, cifrado en su momento en 1,5 millones.

Publicidad

Esto sumaría casi cuatro millones y el resto, hasta alcanzar los 6 millones deberá salir, según el comité, de los 2,5 millones que los socios privados cobran cada año en concepto de asistencia técnica y lo demás del Ayuntamiento, «de manera que los recortes se repartan de manera equitativa entre las tres partes y no recaigan solo sobre los trabajadores, señaló el presidente del comité, Manuel Belmonte. La empresa dará su respuesta en la reunión convocada para el próximo martes. «Estamos por la labor de llegar a un acuerdo, pero también ellos tienen que poner de su parte, nosotros ya hemos dado muestras claras de que queremos negociar», afirmó Belmonte,

Con todo, las propuestas que los trabajadores estarían dispuestos a aceptar son aquellas que no tienen una afectación directa en su nómina y no les suponen ninguna rebaja salarial.

A su vez mantienen un rechazo directo a aquellas otras que les llevarían a rebajar su nómina. Es el caso de la propuesta de eliminar la paga de productividad, actualmente fijada en 870 euros; rebajar un 15% el plus de productividad, congelación de la antiguedad o ampliar la jornada de las 35 horas actuales a las 37,5 horas semanales.

Publicidad
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.