¡¡¡¡¡¡Por fin comienza!!!!!!

ligaendesaY es que después de la tormenta viene el espectáculo; permítanme esta adaptación como fruto de una licencia personal con el propósito de hacer mención a lo acontecido durante la semana pasada. En esa fecha se escribieron y publicaron prólogo y primer capítulo cuyos títulos rezaban respectivamente como Supercopa y primera jornada de la Liga Endesa, de esta manera se corría un tupido velo a tantos asuntos escabrosos que habían empañado a un deporte en horas bajas a nivel nacional. Dejemos a un lado pues asuntos como el papel de la Selección, el dudoso formato de competición de la liga Endesa, la gerencia de la ACB, la fragilidad de los proyectos deportivos-económicos de los clubes, el rol de los cupos nacionales, los pasaportes internacionales y el apoyo mediático de TVE entre otros.

Fundamental es comenzar por el principio, como mandan los cánones. Así pues nos encontramos con el primer título oficial y el chupinazo a una nueva temporada de baloncesto: la Supercopa que puso en liza a cuatro grandes clubes que afrontan esta temporada desde distintas perspectivas:

Publicidad

El Valencia Basket, un proyecto en línea ascendente y con una filosofía muy clara basada en el juego intenso en ambos lados de la cancha haciendo bueno el lema de “cultura del esfuerzo”, propiedad de su mecenas. Este año tendrá el gran reto de compaginar Liga Endesa y Euroliga y por tanto de afrontar el añorado paso para convertirse en un club grande. De la relevancia que adquieran Buycks y Harandongy, más el liderazgo de Sato y Dubljevic serán elementos claves para los objetivos del club. La plantilla es larga y con múltiples recursos, elementos necesarios para batirse en duelo en igualdad de condiciones con la élite europea. Posiblemente haya que vigilar el papel de Buycks como gran anotador, porque después de él, no hay un “killer” al nivel de la máxima competición europea.

El Caja Laboral, cuya añoranza por aquellos tiempos gloriosos de gestión modélica le ha instado a elaborar una refundación deportiva bajo el slogan “Humbition” y que ha dotado al club de un nuevo estilo de comunicación empresarial y de juego; aunque de esto último poco se puede decir porque está excesivamente inmaduro a falta de roles, liderazgo y filosofía de juego. Personalmente creo que tiene un aire a ciertas plantillas pasadas del Maccabi dotadas de un carácter norteamericano; con mucha rapidez de juego y cierta volatilidad especialmente en el juego interior.

El Barcelona y el Madrid, dos clubes con proyectos muy similares aunque con ciertos matices que otorgan a cada uno un carácter diferencial. Ambos conservan una columna vertebral de jugadores que sirven de base y puntal en la cancha para después completar la plantilla con una larga lista de jugadores de primer nivel solo al alcance de unos pocos equipos en Europa. Sus aspiraciones, lógicamente, son máximas, especialmente en España; en Europa, que al menos uno de ellos esté en la F4 sería lo normal.

Junto al torneo, un concurso de triples y otro de mates que bien podrían celebrarse en otro momento, por ejemplo en la Copa del Rey, periodo de máxima audiencia y en el cénit de la competición liguera y que tendría en cancha a los mejores hasta ese momento, pero ahora con el espíritu aun frío y con los fichajes aun verdes no tiene mucho sentido…

Retomando la puesta en juego del primer título oficial, poco se puede decir salvo que se jugaron tres partidos y ganó el Madrid. ¿Sorpresa? Para mí no y la respuesta se fundamenta en una razón tan sencilla como es el estilo de juego de cada equipo; el Real Madrid basa su estilo en un juego de ataque rápido, con mucha dependencia en los tiros de tres puntos y con una defensa con muchos cambios y ajustes. Lógicamente a estas alturas de la temporada, las piernas llegan a defender a todos los sitios, los tiros entran con mucha más facilidad por la frescura física de los jugadores y las defensas rivales del club blanco no están en su nivel óptimo. El resultado, es que el Real Madrid en estos meses inciales es un ciclón, da igual el equipo que tenga en frente. Pero es bien sabido que lo importante no se juega ahora y tras dos años de lecciones en ese tema, entrenador y jugadores deberían haber aprendido algo.

Con respecto a la primera jornada, es pronto para realizar análisis fiables. Posiblemente queda claro que hay dos equipos como real Madrid y Barcelona que están muy por encima del resto, que después hay un grupo de dos o tres equipos como son Unicaja, Valencia y Caja Laboral (aquí tengo mis dudas ya que todo depende de cómo se acople una plantilla tan peculiar en su composición) y el resto pues lo normal: el típico conjunto de equipos aspirantes a convertirse en importantes plantillas (CAI, Gran Canaria) y los demás a conseguir cierta sostenibilidad deportiva y económica. Ahora es normal que se sucedan las sorpresas, que surjan ciertas dudas y que se discuta el acoplamiento de un jugador u otro, pero realmente hasta más o menos final de año pocas conclusiones habría que extraer.

Mención especial me gustaría hacer al Unicaja por razones geográficas obvias. Desde el año pasado la visión del equipo se ha centrado en un proyecto a largo plazo añadiendo una personalidad propia gracias a un entrenador joven y contrastado y a un plantel que ha ido conservando su esencia en estas dos últimas temporadas siendo además apuntalado en los puestos que más lo necesitaba. Realmente es una reorientación de la gestión del club hacia un objetivo más definido y atendiendo a un esquema basado en la paciencia y el buen hacer; un cambio necesario ante una nefasta política de fichajes en los últimos años y ante una más que preocupante racha de malos resultados que ha llevado a una pérdida relevante de seguidores en el pabellón.

Este verano era clave para verificar que se seguía la senda correcta a pesar de las espantadas de algunos jugadores y especialmente la de su estrella, rumbo a la NBA a última hora. Directiva y entrenador han realizado unos movimientos muy interesantes reforzando el juego interior y la dirección del equipo, puntos controvertidos especialmente en la fase final de la temporada y más concretamente en la Euroliga. Solo cabe ver si algunos jugadores de la campaña pasada dan un paso adelante (Kuzminskas, Fran Vazquez, Toolson y Suarez) ante la ausencia de un líder, papel supuestamente asignado a Dragic.

Los únicos inconvenientes que pueden extraerse de esta plantilla es una posible debilidad defensiva en su juego interior y una más que posible irregularidad en la posición de alero; a su vez, el disponer de 11 jugadores de nivel podría antojarse algo contraproducente en una temporada tan larga y con una exigencia tan grande en la competición europea. Sería interesante un tercer base o un combo ya que Markovic es un director de juego con un historial de lesiones bastante largo.

Si las lesiones respetan a la plantilla y se trabaja en las debilidades expuestas anteriormente es muy posible que Unicaja alcance el Top 8 de Euroliga y pelee por estar en las finales de las competiciones nacionales.

Ahora toca disfrutar y seguir el baloncesto esperando siempre que llegue un David Stern versión española.

Publicidad
Victoria Contreras
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.