Piensa positivo y actúa mejor

Según pensemos sobre lo que vivimos y sucede así será nuestra actitud y respuesta, por ello conviene mantenernos positivos y así poder comportarnos de manera eficazmente satisfactoria.

En la consulta las personas muestran sus negativismos ante la vida, sintiéndose frustradas y tratándose a sí mismas de manera destructiva por lo que éste diálogo personal las lastra en sus relaciones con las demás personas.

Muchas veces no saben decirnos desde cuándo ni por qué se sienten tan mal consigo mismas, mostrándose con ansiedad y desánimo permanentes.

La importancia vital de eliminar los pensamientos negativos

Los pensamientos negativos, la mayoría de las veces irracionales y exagerados, invaden de modo recurrente a la persona en cualquier situación cotidiana haciéndola sufrir y ser ineficaz.

Ante ello es fundamental desarrollar estrategias que permitan eliminar esas ideas negativas sustituyéndolas por pensamientos y sentimientos positivos mucho más funcionales.

Esto no es fácil al principio al estar la persona dominada y desbordada por su negatividad  pero con un buen asesoramiento y apoyo psicológico especializado poco a poco mediante la práctica de ejercicios y estrategias adecuadas de afrontamiento posibilita pensar y responder de manera constructiva en cualquier situación cotidiana.

Algunas estrategias eficaces para mejorar la forma de pensar    

  • Verbalizar diariamente lo que pensamos y como nos sentimos. Hablar sobre lo que nos preocupa poniendo en palabras lo que pensamos  alivia nuestra ansiedad y tristeza permitiendo ver con distancia y contrastarlo con la forma de verlo otras personas, siendo recomendable hacerlo con conocidos que sean positivos y nos transmitan su ejemplo vital alegre y entusiasta.
  • Parar el pensamiento acelerado vaciando la mente. Normalmente cuando nos sentimos mal pensamos repetidamente de forma acelerada por lo que cuando nos sentimos agobiados debemos parar al menos durante tres minutos para poder dejar la mente en blanco con algunas sencillas estrategias como puede ser la repetición continúa de un monosílabo que con las sucesivas repeticiones llega a dejar la mente vacía, o fijarnos de manera intensa en una imagen positiva o interiorizar un color con los ojos cerrados. Con la mente en blanco podemos entonces rellenarla con pensamientos positivos.
  • Cambiar nuestro diálogo interno relativizando con perspectiva. Hablarnos de modo positivo y responsabilizándonos de nuestra actitud luchadora: “Ahora me está costando resolver el problema pero estoy esforzándome mucho para conseguirlo satisfactoriamente”. Así conseguimos poner cierta distancia para verlo mejor además de hacernos partícipes de nuestra conducta necesaria para lograrlo
  • Cambiar nuestro entorno próximo de inmediato. Cuando se piensa de forma reiterativa nos aislamos perdiendo la conexión con nuestro ambiente cercano al poner el foco en nuestra cabeza, por lo que salir a pasear por un entorno relajante (un parque, unas calles tranquilas o una playa) nos libera del estrés mental al aportarnos aire nuevo que relativiza inmediatamente nuestro agobio
  • Implicarse en actividades creativas motivadoras. Cuando pensamos de manera disfuncional nuestra atención se siente cautiva de la negatividad y la rutina por lo que nos sentiremos mejor al hacer algo creativo (dibujar, modelar, etc) mientras escuchamos música alegre relajante que eliminará nuestros pensamientos negativos.
  • Elabora un listado de todo lo positivo de tu vida que tienes cerca. Esto ayuda a situar el foco de tu atención fuera de ti y además tener una actitud positiva al reseñar todas aquellas muchas cosas buenas diarias de tu vida (salud, amistades, entorno agradable, etc).
  • Finalmente mejora tu imagen y comunicación no verbal. Nuestra imagen es nuestra primera fachada y tarjeta de visita por lo que mantener un aspecto triste, agresivo o desmotivado alejará a los demás mientras que un aspecto cálido, tranquilo y acogedor favorece la aceptación y relación social.
Compartir
Fernando Gálligo

Escritor y psicólogo. Trabaja como psicólogo en consulta diaria. Ha
publicado los libros “SOS…Mi chico me pega pero yo le quiero” (ed.
Pirámide), “Amando sin dolor, disfrutar amando” (ed. Pirámide) y
“Mejorando mis relaciones personales. Amistades, Familia y Pareja” (ed.
EOS)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here