Peras al vino tinto de la vecina Francia

Las peras al vino tinto son un postre delicioso muy conocido en España pero que, al parecer, tiene su origen en la vecina Francia. He leído que este plato ya formaba parte de los banquetes medievales. Aunque, como siempre, habrá quién rebata esta teoría.

Ya me gustaría a mí tener un ejemplar como El Libro Gordo de Petete en el que encontrar respuesta a todas mis preguntas. Pero no es así. Y si no sabes de lo que estoy hablando debe ser porque eres muy joven y tus padres no han tenido a bien ilustrarte sobre curiosos programas televisivos de décadas pasadas.

Pero volviendo al tema de los orígenes franceses de las peras al vino, lo que sí es cierto es que a nuestros vecinos les gusta utilizar una fruta tan agradecida al cocinarla como es la pera en sus elaboraciones dulces. De hecho, un clásico de la repostería francesa es la famosa tarta Tatín de peras. Y también es muy conocida la afición de los franceses por la cata de vinos y quesos. Una costumbre que a mí me encanta. Por lo que no me extrañaría que de ellos hubiera partido la idea de macerar peras en vino para hacer un estupendo postre.

Es una receta que se puede preparar en cualquier época del año porque es fácil encontrar durante todo el año peras en las fruterías o supermercados. Pero yo creo —no me preguntes por qué— que esta receta es perfecta para poner un dulce punto y final a las comidas de otoño e invierno.

Los ingredientes que necesitas son 4 peras de conferencia, 700 ml. de vino tinto, 170 gr. de azúcar, ½ cucharadita de anís estrellado, 1 trozo de cáscara de limón y 1 rama de canela.

Para elaborar las peras al vino, primero pela las peras y corta la base de forma que se puedan apoyar y se mantengan en vertical. Después, pon a calentar el vino tinto en una olla y cuando esté caliente añade el azúcar hasta que se disuelva. Luego, agrega la cáscara de limón, la canela y el anís estrellado. A continuación, pon con cuidado las peras en vertical dentro de la olla. Deja coger durante 20 minutos aproximadamente. Te aconsejo que cada tres o cuatro minutos riegues las peras con un poco de vino ayudándote de una cuchara, para que se vayan empapando y cojan bien el sabor. Una vez pasado el tiempo, saca las peras y pon a fuego fuerte el vino hasta que consigas un almíbar.

Sirve las peras acompañadas de un chorro generoso de almíbar. También puedes añadir una bola de helado para darle un toque fresco a la receta.

Compartir
Eva María Torres

Sevillana. En cuanto alcanzó la encimera ayudó a su madre en la cocina y así surgió una de sus grandes pasiones. Licenciada en Historia y Máster en Escritura Creativa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here