Paté de atún y surimi en un minuto

Hace calor. Hace calor lo cante o no la voz rockera con acento argentino de Andrés Calamaro. Pese a que estamos en septiembre y al verano ya la quedan dos telediarios.

Así que, con o sin música, a ver quién es el valiente que se mete en la cocina entre fogones y juega a estar en una sauna. De seguro hay técnicas de tortura mucho menos crueles.

Yo, aún hibernando en casa en las horas de calor y viviendo bajo el aire acondicionado me paso el día tan “amamoná” que, si no fuera porque suelo acompañarme de un libro, podría confundírseme con un reptil panza arriba sobre mi cama, de esos pesados a los que no despegas ni increpándolos con el palo de un escobón. A mí no me sacan de ahí, si no es por una razón de fuerza mayor como, por ejemplo, el que me vayan a llevar a la piscina. Soy así.

En estos días, viviría alimentándome solo a base de gazpacho y salmorejo. Ambos deberían ser específicos que se vendieran en farmacia durante los meses de verano, como poco. Por cierto, ¿recuerdas el original salmorejo de remolacha con pipas y parmesano que te enseñé a hacer el año pasado? Espero que lo estés poniendo en práctica estos días y si no es así corras raudo a ver la receta.

Hoy no vengo con historias gastronómicas porque hace calor. Hace calor y yo no sé si tengo la receta para estar mucho mejor pero tengo una perfecta para no meterse en la cocina en estos días de bochorno.

En esta ocasión, se me ha ocurrido traerte la receta de un paté de atún y surimi que está muy rico y se prepara en un abrir y cerrar de ojos, sin fuegos de por medio. Creo que es una muy buena idea para untarlo en sándwiches e improvisar una cena ligera o tapeo original y delicioso.

Los ingredientes que necesitas son 3 varitas de surimi, 1 lata de atún, 2 cucharadas de kétchup, 4 cucharadas de mahonesa y pan de sándwich. También unas hojas de lechuga, aunque esto es opcional.

Lo único que tienes que hacer es batir el atún, con el surimi, el kétchup y la mahonesa. Listo. No te llevará más de un minuto. Luego, unta unos sándwiches con este paté. A mí me gusta agregarle al sándwich un poquito de lechuga picada muy fina. Le da un toque fresco.

El paté de surimi y atún me gusta tanto que, a veces, simplemente me lo como con unos picos. Prueba tú también a catarlo así.

Lo de hoy más que una receta al uso es un apaño exprés para vagos muertos de calor. Y que tire la primera piedra quien no esté en ese grupo la mayoría de los días de verano.

Como último consejo te diría que, con picos o con pan de sándwich, este paté de atún y surimi combina muy bien con una bebida tan refrescante y veraniega como la que te traje en la última entrega: la sangría. Haz la prueba.

Compartir
Eva María Torres

Sevillana. En cuanto alcanzó la encimera ayudó a su madre en la cocina y así surgió una de sus grandes pasiones. Licenciada en Historia y Máster en Escritura Creativa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here