Pastel japonés con solo 3 ingredientes

Con tres ingredientes se puede hacer un pastel. Y no un pastel cualquiera, sino un pastel japonés delicioso. Aunque lo de sus orígenes japoneses yo lo dejaría un poco en el aire.

A decir verdad, este pastel recuerda a una tarta de queso. De hecho, se dice que fue en la década de los 80 en una ciudad al sur de Japón, Fukuoka, cuando una pastelería de estilo estadounidense empezó a distribuir este pastel conocido, también, como la cotton cheesecake. Supongo que el nombre le viene por su textura tan esponjosa.

Fuera como fuese, la cotton cheesecake se hizo muy famosa a nivel internacional hace poco más de dos años porque una youtuber japonesa subió la receta a su canal, ochikeron, y se convirtió en viral.

El vídeo en cuestión está en inglés con subtítulos, pero yo me di cuenta fácilmente de que se había grabado en la cocina de una japonesa porque cuando puso el horno este le habló, y que un electrodoméstico básico de la cocina te hable eso solo puede ocurrir en Japón. Mi horno español es parco en palabras. Y mira que yo no le pido que me hable de la situación política en España o que debatamos sobre si el Universo se expande o se contrae, qué va, a mí con que me diera una voz cuando estuviera chamuscando lo que le he metido, me conformaría. Pero ni eso.

Sin embargo, no te preocupes, aunque tu horno tan poco sea muy charlatán esta receta la podrás hacer fácilmente. Los tres ingredientes que necesitas son 3 huevos, 120 gr. de chocolate blanco y 120 gr. de queso crema para untar tipo Philadelphia.

La elaboración de la receta tiene algo más de tres pasos.

Primero, pon a calentar el horno a 170º. Luego, derrite el chocolate al baño María y mézclalo junto con el queso crema hasta que quede todo bien integrado. A continuación, separa las yemas de las claras de los huevos. Y añade las yemas a la mezcla de queso y chocolate blanco. Por otro lado, bate las claras a punto de nieve y, luego, agrégala poco a poco a la anterior mezcla. Te aconsejo que lo hagas ayudado de una espátula y con movimientos envolventes para que no se bajen las claras.

Una vez tengas la mezcla terminada, viértela en un molde forrado con papel de horno previamente. Y pon el molde en una bandeja de horno a la que tendrás que añadir agua hasta alcanzar la altura de un centímetro aproximadamente.

Para finalizar, hornea el pastel durante 15 minutos a 170º. Pasado ese tiempo, baja la temperatura hasta los 160º y continúa horneando durante 15 minutos más.

Y eso es todo. Una vez se haya enfriado puedes espolvorearle por arriba un poco de azúcar glas.

Yo no sé hasta qué punto la cotton cheesecake es japonesa o americana, lo único que sé es que con tan solo tres ingredientes puedes hacer un pastel que está de vicio y que, además, es muy suave y esponjoso.

Compartir
Eva María Torres

Sevillana. En cuanto alcanzó la encimera ayudó a su madre en la cocina y así surgió una de sus grandes pasiones. Licenciada en Historia y Máster en Escritura Creativa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here