Padres y madres coraje

padresSegún la Real Academia Española “coraje” es sinónimo de ánimo, valor, ímpetu, rabia, valentía… Es una cosa innata en muchas personas, se trata de algo que traemos al nacer. Si embargo, en otros casos se saca, ese coraje, cuando sufrimos en primera persona infortunios que la vida nos depara. En ambos casos sirve para demostrarnos a nosotros mismos que estamos ahí para dar la caña que haga falta cuando la justicia no llega donde debe llegar.

Tenemos muchos ejemplos de padres y madres que han tenido que volcar su vida en algo que no esperaban nunca que ocurriera. Hay que decir también que hay quizás más madres que padres coraje. La mujer tiene en la mayoría de los casos un instinto, por llamarle de alguna manera, que le hace rebelarse más fácilmente que al hombre. Quizás su instinto maternal sea la causa de esta manifestación que le lleva a un inconformismo más prematuro y acentuado.

Hay ejemplos donde una pareja, ante la sinrazón que tiene la vida en sus distintas facetas, decide ponerse manos a la obra para luchar por aquello que ellos creen que es más justo. El asesinato hace bastantes años de un muchacho que trabaja en una gasolinera en su turno de noche cuando le asaltaron unos ladrones que además acabaron con su vida. Primero el poco acierto de la policía en seguir las pesquisas a los delincuentes y posteriormente la puesta en libertad de los asesinos por no tener pruebas hacen que los padres luchen atrozmente arremetiendo contra la policía y la justicia. El pueblo de Jerez, lugar de los acontecimientos se lanza a la calle y forma una revuelta popular que tuvo mucho calada en la sociedad española.

Hay otro tipo de madres coraje, las que se dedican a formar asociaciones para recoger ropa, calzado, comida… y repartirla entre aquellos que no tienen nada. Este tipo de organizaciones, supuestamente llamadas no gubernamentales, se han visto involucradas en ocasiones en escándalos por no llevar un destino correcto aquello que se recogía. De todas formas hay que agradecer la lucha de todas esas mujeres, casi siempre, en beneficio de gente que ni siquiera conoces, que viven a kilómetros y kilómetros de sus domicilios.

Y hay también padres y madres coraje que se enfrentan día a día a una situación inesperada, como decía antes, como es el nacimiento de un hijo con minusvalía física o psíquica. El mundo se viene encima y es poca gente la que te ayuda a sacar este problema adelante. Las instituciones tardan en llegar a cubrir una pequeña parte, la económica, pero ahí no queda todo hay que cambiar tu vida, la de tu pareja y la de todos los miembros de esa familia. Estamos hasta la saciedad de ver y escuchar casos y casos donde no llega ayuda ninguna, a veces ni siquiera una silla de ruedas, una rampa, una cama articulada…

Cuando parecía que se había logrado avanzar en la Ley de Dependencia, aunque no se estaba llegando ni mucho menos a todos los que la necesitaban, ahora con esto de la crisis tocamos de sopetón dicha Ley. Recortamos donde más sigue haciendo falta y dejamos partidas presupuestarias para mítines o desfiles militares. De risa pero así es nuestro país, lleno de contrastes, injusticias, y despropósitos. Por eso desde aquí mi llamamiento a que sigan luchando cada día más y más esos padres y madres coraje que hay por toda la geografía española. Que no decaigan y tengan fuerza para que sus hijos, hermanos, vecinos, padres… tengan al menos algo de lo que la vida les quitó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.