OTOÑO

Tengo el corazón lleno de marcas de agua
que no se lleva el tiempo,
que me preguntan constantemente
que fue del aire que levantaba las faldas.

Lo tengo lleno de abrazos que no has dado,
que se han quedado en un “enviando”,
que tienen aún esperanza de salir
del buzón de borradores.

Tengo el corazón lleno de despedidas
que nunca llegaron con un adiós
gritándoselo a mis ojos,
que dejaron ciegos unos pasos
y nunca encontraron el camino.

Tengo el corazón lleno de hojas caídas
en algún otoño cálido,
que el frío mantiene intactas,
que tienen tu nombre escrito en el envés
y todas ellas,
se mueren de ganas de que vuelvas
aunque solo sea para pisarlas.

Hoy mi corazón,
se ha peinado de guapo,
se ha descubierto una cana,
me ha mirado de frente
y me ha dicho al oído que tranquila,
que solo se llama pasado.

Compartir
Lola con D

Lola, con D. Natal de Jaén pero residente en Córdoba. Diplomada en
Magisterio en la especialidad de Educación Física.
Un día decidí no tatuarme más la piel para empezar a tatuar sobre un
papel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here