Los niños saharauis de la Axarquía visitan la Cueva del Tesoro

Cada verano, cientos de niños de los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf (Argelia) llegan a Málaga para pasar los dos meses de vacaciones con las familias de acogida. Se quitan del calor del desierto, se hacen revisiones médicas, mejoran su alimentación, juegan con otros niños de aquí y hacen de pequeños “embajadores”.

En esta ocasión, las Vacaciones en Paz 2017, que es como se llama el programa han incluido para los niños  de la comarca de la Axarquía la visita a la Cueva del Tesoro en Rincón de la Victoria y una jornada de convivencia en el parque colindante con las familias y organizadores.

“Se trata de hacer una actividad lúdica diferente con todos ellos y que compartan un día con los demás. En Rincón es la primera vez que lo hacemos.”, comenta el presidente de la Asociación Amigos del Pueblo Saharaui en Málaga, Yarga Abba, que lleva al frente de esta iniciativa desde hace más de 20 años.

A Andalucía han llegado en julio un total de 1.277 niños de entre 8 y 13 años para disfrutar de estas vacaciones. En Málaga son más de 200 los que se alojan y en la comarca axárquica más de 30 hogares se pusieron a disposición, en su mayoría de Vélez-Málaga.

“Se necesitan más familias de acogida porque con la crisis el número ha descendido y hay muchos niños que se quedan sin poder venir. Nosotros empezamos unos meses antes la campaña de difusión y muchas familias repiten de otros años pero el coste de alojarlos y del billete de avión hace que no sean tan numerosas como nos gustaría, comenta el presidente

Rinconero del Sáhara
Bachir Mohamed llegó a La Cala del Moral cuando tenía 10 años, en el 92. Una familia le abrió las puertas de sus casa, no solo para ese verano. “Me quedé por problemas de salud y he vivido con ellos hasta que me he independizado como cualquier joven. Rincón es mi pueblo”, asegura.

Estudió un módulo de electricidad en el IES Bezmiliana aunque se dedica a la hostelería y colabora con la Asociación Málaga Baha para que los niños y niñas de su país puedan tener un respiro durante los meses de verano, como él lo tuvo hace ya 25 años.

Sigue visitando a su familia natural cada año pero la situación no mejora, “está estancada, igual que el nivel de desarrollo en la región porque Marruecos no quiere concedernos la República”, explica Mohamed.
Él y algunos miembros más de la asociación aprovechan para reivindicar “la libertad de los presos políticos saharauis que se manifestaron. Son 25 personas a las que condenaron en 2010 a cadena perpetua por pedir la paz”, sentencia el joven.

Desde hace más de 40 años, unas 200.000 personas están obligadas a sobrevivir exiliados en los campamentos de refugiados del desierto del Sáhara.

Compartir
Victoria Contreras Blancas

Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here