Navidad al mínimo coste

dulcesnavidad2

dulcesnavidad2«Este año no hay encargos», «Hemos pasado de vender 50 piezas a menos de la mitad», «Priorizan en alimentos antes que en estética», «Vienen con el presupuesto milimetrado». Éstas son algunas de las respuestas de los comerciantes de Rincón de la Victoria cuando preguntamos cómo se están dando las Navidades y las ventas de cara a los días de fiesta y grandes cenas familiares.

Las panaderías son un clásico local por el que es obligado pasar, como mínimo para el pan, pero muchos, antes sobre todo, aprovechaban para hacer encargos de canapés, dulces típicos, troncos…»la gente no tiene dinero para comprar y viene, pero se lleva mucho menos, en lugar de dos bandejas pues una o ninguna y preguntan muchos los precios», afirma una panadera que lleva más de diez años en la avenida del Mediterráneo.

Publicidad

Una señora que está en la tienda y a la que se le van los ojos a la vitrina donde tienen los dulces decorados con adornos navideños asegura que «por querer me llevaba de todo, pero vengo andando para ahorrar en autobús, con eso te lo digo todo».
Otros de los productos estrellas en estas fiestas y que son los reyes de la mesa son los mariscos y las carnes y sin embargo, tanto carniceros como pescaderos reconocen que no se está vendiendo nada en comparación con otros años. «Si antes vendía 50 solomillos y 50 patas de cordero y pollos y carnes rellenas, ahora se conforman con filetes. Las costumbres están cambiando», dice un carnicero de la plaza Al-Ándalus que lleva en el negocio más de 25 años.

«Ni los que tienen dinero quieren comprar, ahora hay que ahorrar porque este ambiente, las continuas protestas y huelgas no dan más que miedo y hay un ambiente generalizado que no motiva la compra», sentencia el carnicero.

Estar guapa con menos

Las peluquerías y centros de estética eran otros de los comercios que hacían su agosto en pleno mes de diciembre, pues para las fiestas y ocasiones especiales siempre gusta estar guapa y arreglarse un poco más que cualquier día, pero las peluquerías demuestran lo contrario. Ni tienen tanta gente ni las agendas completas con días de antelación como ocurría en años atrás.

«Me puedo arreglar el pelo en casa con ayuda de mi hermana. Quizás no quede igual que de peluquería, pero es un gasto que se puede evitar y es más prioritario la comida o los regalos», argumenta Toñi García, una vecina del municipio.

Preguntamos por la calle si este año el gasto es igual o inferior que otros años en estas fechas y la mayoría de los encuestados coinciden en que se han ajustado el cinturón, han acordado dejarse de regalos y repartir gastos de comida entre todos, por ejemplo. Algunos, sin embargo, reconocen que es similar porque todavía pueden permitírselo.

Todos quieren celebrar la Navidad, aunque sea con menor presupuesto o cambio del menú tradicional, pero siempre queda la excepción de los más pequeños, ya que ellos son los que más disfrutan y por eso las cartas a los magos de oriente continúan su camino.

Publicidad
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.