Mursi se enroca y los egipcios desafían su ‘decretazo’ con protestas en Tahrir

mursiLa obstinación del presidente egipcio, Mohamed Mursi, por mantener un’decretazo’ que sitúa sus resoluciones y las de la Asamblea Constituyente por encima de la ley anima este martes las marchas que se dirigen hacia la céntrica plaza cairota de Tahrir, el que fuera corazón de las revueltas que derrocaron a Hosni Mubarak.

A última hora del lunes, el portavoz presidencial Yaser Ali precisó que, aunque Mursi mantenía la declaración constitucional y descartaba cualquier modificación, limitaba su inmunidad judicial a los “asuntos soberanos”, un término muy vago del que, según algunos expertos, quedarían excluidas la Asamblea Constituyente y la Shura (Cámara Alta). Ambos órganos no podrían ser disueltos por unos tribunales que examinan actualmente su legalidad.
Sin embargo, miembros del Consejo General del Poder Judicial con los que conversó ayer Mursi subrayaron que la crisis no ha terminado ante la negativa a recular de la Presidencia. Así, el juez y jefe adjunto del Tribunal de Casación Ahmed Abdelrramán precisó al diario independiente egipcio ‘Al Masri al Yum’ que el ‘impasse’ no ha sido resuelto. El próximo 4 de noviembre la Corte Administrativa estudiará la legalidad de la declaración constitucional de Mursi.
Entretanto, la oposición de liberales e izquierdistas insiste en que las protestas no cesarán hasta que Mursi dé marcha atrás y retire una declaración “fascista” que le convierte en un “nuevo faraón”. Uno de sus líderes, el ex candidato presidencial naserista Hamdi Sabahi, insiste en que las manifestaciones en Tahrir continuarán hasta que “la declaración sea derribada”. “Egipto no aceptará un nuevo dictador, porque ya derribó al anterior”, agregó Sabahi, que quedó tercero en los comicios presidenciales de mayo.

Publicidad
Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.