Mundamortis: jornadas en el cementerio sobre la muerte

cementerio

cementerioLa ciudad cordobesa de Monturque acogerá desde hoy miércoles 31 de octubre y hasta el sábado 3 de noviembre, las únicas jornadas culturales y gastronómicas que se organizan en España con el tema del turismo, los cementerios y la muerte como ejes centrales, bajo la denominación de ‘Mundamortis’ y alcanzando este año su cuarta edición.

José Manuel Mármol, técnico de Promoción y Desarrollo del Turismo del Ayuntamiento de Monturque (localidad que rivaliza frente a Montilla y Osuna por la atribución de la ciudad romana de Munda en la Bética hispánica), la define como una iniciativa pionera y única sobre la temática funeraria en España, que organiza el consistorio de la localidad con la participación de la Ruta Europea de Cementerios Singulares, a la que pertenece el camposanto del municipio cordobés desde 2009, realizando actividades en torno al patrimonio, cultural e inmaterial, que está ligado al culto de la muerte y a la celebración de festividades religiosas.

Publicidad

Los objetivos que se persiguen son dar a conocer la Ruta Europea de Cementerios como Itinerario Cultural del Consejo de Europa, promocionar los cementerios como espacios culturales dentro de las ciudades, concienciar a la ciudadanía sobre la necesaria defensa y conservación del patrimonio, recuperar tradiciones ligadas a la festividad de Todos los Santos, favoreciendo el intercambio generacional y diversificar la oferta de turismo cultural.

Así, Mundamortis busca favorecer el disfrute a la ciudadanía del patrimonio cultural ligado a los cementerios, entendiendo estos lugares como espacios de cultura. Para ello, Mundamortis mira a la muerte desde otra perspectiva, desde el ámbito cultural, festivo y turístico, basado siempre en el respeto y en las circunstancias especiales que rodean a los cementerios, como es la pérdida de seres queridos.

Se aplica la máxima de ‘Cementerio es Ciudad’ y entendiendo el camposanto como un gran museo al aire libre, un espacio abierto a la ciudad. De hecho, en el caso de Monturque el cementerio está integrado en el casco urbano, localizado en pleno corazón arqueológico de la localidad. Por ello, el cementerio es telón natural para las representaciones teatrales y conciertos.
Es más, el Cementerio de San Rafael de Monturque, que está declarado Bien de Interés Cultural (BIC), además de estar incluido en la citada Ruta Europea de Cementerios Singulares, tiene como peculiaridad que alberga en el subsuelo “las Cisternas Romanas, un monumento histórico-artístico de 2.000 años de antigüedad en perfecto estado de conservación” descubiertas en 1885, tras las necesidades de ampliación obligadas por una devastadora epidemia de cólera.

Las Cisternas Romanas de Monturque son una de las obras de ingeniería hidráulica que los romanos realizaron en Hispania, en este caso entre los siglos I y II. Con capacidad para 850.000 litros, son las más grandes de España y las cuartas del mundo. Presentan un excelente estado de conservación y actualmente acogen un centro de interpretación. En el entorno se han localizado también las termas y un criptopórtico, una construcción de la que apenas quedan vestigios en la Península Ibérica.

Actividades

Entre las actividades a realizar durante los cuatro días de las jornadas, se incluyen visitas guiadas nocturnas al cementerio y a las cisternas romanas, la elaboración de faroles de melón -tradición propia de Todos los Santos-, o un concurso de gachas, con posterior degustación popular.

También se prevé, según detalló Mármol, la representación del ‘Ritual y Banquete Funerario Romano’, a cargo del grupo teatral Somnus de Almedinilla y que permitirá revivir el funeral de un ciudadano romano. Así, parcas, plañideras, sacerdotisas y familiares acompañarán el féretro en un cortejo procesional hasta la pira funeraria, que se hará en el yacimiento arqueológico de los Paseíllos. Después se podrá degustar un banquete en honor al difunto, a través de platos elaborados con el recetario de Marcus Gavius Apicius, un gastrónomo romano que recopiló las recetas en su obra ‘De re coquinaria’.

El programa incluye las conferencias ‘Muerte y ritual en la religión judía’, a cargo de la Comunidad Judía de Málaga; ‘Muerte y valores de existencia: Concepción de la muerte en dos poblaciones cordobesas’, por el doctor en Medicina Bernabé Galán, y ‘El flamenco en la obra de Julio Romero de Torres: Mira que bonita era’, a cargo de la directora del Museo Julio Romero de Torres, Mercedes Valverde, que toma como base el cuadro que sirve de cartel para este nueva edición de ‘Mundamortis’.

Se presentará la película ‘Entre Esquelas’, del director Adán Martín, con la asistencia de los actores protagonistas, Marisol Membrillo y Alex Martínez, quienes participarán en una posterior mesa redonda sobre ‘Cine y cementerios’, y se escenificarán las ‘Coplas a la muerte de su padre’, desde el Cementerio de San Rafael, con textos de Jorge Manrique interpretados por la cantaora Rocío Márquez, estando igualmente prevista, para la bendición de los difuntos, una procesión de Nuestro Padre Jesús Nazareno, cuya imagen será llevada al camposanto monturqueño.

Este cementerio cordobés forma parte de la citada Ruta Europea de Cementerios Singulares, un itinerario cultural reconocido como Gran Ruta del Consejo de Europa, que incluye a 63 cementerios de 50 ciudades de 20 países europeos. Entre ellas hay capitales “con varios millones de habitantes, como París (Francia), Roma (Italia) o Viena (Austria), a las que se suma un pueblo de 2.000 habitantes, como Monturque, lo que indica la singularidad de su cementerio”.

Faroles de melón

La tradición de realizar faroles de melón en la noche del día de los difuntos es una manifestación de origen pagano que se extendía por las zonas rurales andaluzas y que consistía en un ritual para ahuyentar a los malos espíritus en la noche en que vagaban por el mundo de los vivos.

Los faroles se colocaban en la víspera del Día de los Difuntos -de Todos los Santos- colgados en los quicios de las ventanas, en las rejas, en el dintel de la puerta y en las hornacinas precedidas por imágenes de vírgenes y santos. De esta forma, se repelía la entrada de los espíritus a los hogares.

Llegados al siglo XIX, esta tradición sucumbió a la religiosidad popular y se perfiló como una costumbre infantil, perdiendo su cometido primitivo. Los faroles se decoraban con soles, estrellas, flores y caras grotescas situando en su interior una vela encendida, que daba luz a través de las formas creadas en la cáscara del melón. Así, con sus faroles encendidos en las manos, los niños monturqueños salían al anochecer a recorrer el pueblo.
Para información sobre más actividades y reserva de invitaciones:
www.aytomonturque.org, teléfono 957535614 y en el e-mail: turismodemonturque@gmail.com

Publicidad
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.