Más de un millar de personas esperan al otro lado de la valla para cruzar a Melilla

inmigrantesmelilla

inmigrantesmelillaUnas 1.000 personas esperan en la frontera entre España y Marruecos para saltar la alambrada de Melilla y “volverán a intentarlo en los próximos días”. Para tratar de evitarlo, la ciudad autónoma ha reforzado la seguridad en el perímetro de la valla, con la llegada de unos 40 agentes de la Guardia Civil y más medios materiales, según informaban los medios españoles.

El Delegado del Gobierno en la ciudad autónoma, Abdelmalik El Barkani, que se refirió a la inmigración irregular como “problema” y aseguró que los sin papeles que llegan son cada vez más agresivos. En las últimas 48 horas se han producido tres intentos de asaltar la valla, dos de ellos a plena luz del día y en los que han conseguido acceder a la ciudad al menos 120 personas.

Publicidad

Tres grupos del Módulo de Intervención Rápida de la Guardia Civil, el equivalente a los GEO del instituto armado y compuesto cada uno de ellos por 21 agentes, se encuentran en estos momentos en Melilla para luchar contra esta “avalancha”, tal y como la calificó el martes el Gobierno. La presencia de policías y guardias civiles se hace visible en la ciudad durante todo el día, pero sobre todo al caer la noche, a un lado y otro de la alambrada.

Mientras, el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes se encuentra desbordado. Hay 853 personas acogidas en unas instalaciones cuya capacidad no supera las 480 plazas. Ese número puede aumentar cuando se registren quienes han saltado la valla en las últimas 48 horas. La Delegación abre la puerta a que algunos de los inmigrantes irregulares que se encuentran en este CETI, cuyo régimen es abierto, puedan ser enviados a los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la península a corto plazo.

El Barnaki insistió en la idea de que quienes llegan a la ciudad son cada vez “más violentos” y consiguen saltar la valla, de seis metros de altura, equipados con palos y piedras para amenazar a los guardias civiles. Respecto a las acusaciones que aseguraron haber recibido malos tratos por parte de los agentes españoles tras llegar a suelo melillense este martes, el delegado ha comentado que no le constan estos hechos y ha respaldado la acción de la Guardia Civil. Los agentes “no están para abrir las puertas de la valla”, ha dicho, tras asegurar que “nadie puede acusar de falta de sensibilidad” a las autoridades.
Unos 50 inmigrantes de origen subsahariano intentaron en la madrugada del miércoles acceder a Melilla saltando la doble valla que separa la ciudad autónoma de Marruecos, pero las fuerzas de seguridad marroquíes repelieron al asalto. La ciudad vivió una madrugada de máxima alerta en la valla fronteriza por la presencia de cientos de inmigrantes en las proximidades del perímetro.

Publicidad
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.