Marie elige Rincón de la Victoria para empezar su nueva vida a los 82 años

Marie es de Bélgica y durante 33 años fue locutora de la radio pública belga, RTBF. Es madre de tres hijos y tiene un nieto. A sus 82 años ha decidido empezar una nueva vida en Rincón de la Victoria donde aterrizó en octubre del pasado año y de momento piensa quedarse: “Llegué en otoño, ahora paso el invierno y la primavera y después del verano ya veremos”.

Ella había venido en los años 70 a visitar a su padre a Benalmádena y Torremolinos, donde residió durante 10 años. Nos explica que una compañera fue quien le habló de este municipio en concreto y quien la puso en contacto con los propietarios del piso que tiene alquilado en La Cala. “Me dijo que la pequeña playa era bonita, la gente era simpática e incluso había biblioteca”, recuerda.

“La Costa del Sol es una pequeña ventana a África. Hay muchos tipos de fruta, la gente es muy agradable y se vive más tranquilo”, dice Marie y explica que siempre pensó que quería vivir en un sitio de sol pero a su marido no le atraía la idea. Quizá porque ahora está sola, desde hace unos años que él falleció, ella ha tomado la decisión de vivir esta experiencia.

Ya ha visitado toda la provincia malagueña, desde Marbella hasta Nerja, pasando por Ronda o Antequera, pero dice que hay “muchos extranjeros” y que se queda con Rincón. El lugar que más le gusta de la localidad es Benagalbón. Y a veces visita Almuñecar donde reside una de sus amigas. Aún le queda por ir a concoer Sevilla o Córdoba, según cuenta.

También han venido a visitarla sus compatriotas belgas y parte de su familia. “Han visto lo bien que estoy y se han quedado más tranquilos”, comenta Marie, porque antes de venir tenían miedo de que se viniera sola y más a su edad.

Pese a no hablar español, más que lo básico, tiene sus amigos en el municipio y participa en conversaciones de francés en la Librería La Mínima, los miércoles por la tarde. Nada más llegar, asistió a clases de español en La Playa Idiomas durante un mes y reconoce que progresó pero “a mi edad, tarda poco más en llegar el aprendizaje de un idioma nuevo y debería seguir practicando todos los días pero no es fácil”.

Lo que más valora de estar aquí es la tranquilidad, el sol, la gente…no le falta nada. Asegura que no es una persona con necesidad de pertenencia a las cosas como su casa, su ciudad…”He vivido bien y ahora comienzo una nueva vida”.

Le preguntamos por su profesión como periodista y afirma que de ella le gustaba todo: “Es una bonita profesión porque es interesante culturalmente e intelectualmente, encuentras gente de todos los sectores y tienes la posibilidad de cambiar continuamente. Quizá lo único difícil sean los horarios”.

Aprovechando que es mujer conversamos con ella sobre la igualdad, la conciliación, las ayudas…y comenta que: “en la radio pública no había diferencia de salarios entre hombres y mujeres pero sí que ellas eran las que se cogían las reducciones de jornadas y en función de ello luego se queda tu pensión de jubilación. Eso es un problema que no lo hemos resuelto”.

Ella contrataba a alguien para que se quedara con sus hijos cuando su marido tampoco podía atenderlos y dice que ahora el gobierno belga está trabajando para poner más guarderías para los hijos de las mujeres que trabajan.

Ya que sale la política, preguntamos por cómo se está viviendo todo el tema de Cataluña, el exilio de Puigdemont en su país…y responde que a los belgas “les da igual”. “Es un tema entre los políticos, de hacerse notar y que se hable de ellos, pero la gente de la calle lo que quiere es vivir en paz, continuar trabajando y poco más. Se pasará, al menos yo lo veo así”.

No tenía ninguna idea preconcebida de cómo sería su vida en España ni cómo sería vivir con los españoles, solo le daba un poco de reparo el idioma pero en poco tiempo ha visto que no es una barrera y lo único que le ha extrañado desde que fijó aquí su residencia “es la cantidad de días festivos que hay”. (Risas)

Quiere visitar otros lugares como Italia, la Costa Azul, Marruecos…pero de momento se queda en Rincón de la Victoria para vivir. “Estoy tranquila, contenta, sin necesidad de atender una casa con jardín y aquí puedo hacer muchas cosas. Además, tengo muchas visitas y ahora voy a conocer la Semana Santa de Málaga”.

Marie cuenta que esta experiencia personal que está viviendo “no todo el mundo tiene porqué hacerla”, “tiene que ser que te apetezca probar, tengas salud y puedas deshacerte de tu casa y tus cosas de siempre”. Sin duda, para ella está mereciendo la pena vivir en Rincón de la Victoria.

Compartir
Victoria Contreras
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.