Manifiesto municipal contra la violencia de género

violenciaDesde la designación por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas del 25 de noviembre como Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, se invita a Gobiernos, organizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales a organizar actividades dirigidas a sensibilizar al público respecto de la problemática de la violencia de género.

Diferentes instituciones tanto públicas como privadas han adoptado un papel activo para erradicar la violencia que se ejerce contra las mujeres, fomentando las medidas necesarias para apoyar a las víctimas y encontrar una solución a este problema. Ello ha supuesto un avance significativo en la concienciación y sensibilización social ante éste tipo de violencia.

No podemos dejar de recordar a las 696 víctimas mortales desde 2003 que se conocen, 47 mujeres y 5 menores en lo que va de 2013 y el impactante número de mujeres que, por primera vez conocemos, sufren maltrato: cerca de 40.000 en 2011. Sin olvidarnos tampoco de aquellas victimas que todavía hoy no se han decido a dar el paso.

A todo ello debemos añadir los cerca de 38 menores hijos e hijas de mujeres victimas de violencia de género desamparados.

A pesar de todos los esfuerzos realizados y avances conseguidos en igualdad, los expertos alertan que uno de los pilares fundamentales sobre los que hay que prestar especial atención es la educación como espacio fundamental para educar y fomentar las relaciones sanas de pareja, desde el respeto mutuo y la igualdad de condiciones, alejando los estereotipos de figuras dominantes y protectoras. Según los sociólogos, los adolescentes se saben la teoría y racionalmente rechazan la violencia, pero alertan de que el nivel de machismo es demasiado elevado para una generación que ha crecido en el siglo XXI.

Sin libertad individual, el desarrollo de la ciudadanía será meramente formal. El derecho a una vida libre de violencia, a decidir sobre el propio cuerpo y a no ser considerada una mercancía sexual con derechos inalienables de las mujeres.

Para poner fin al poder machista, es necesario poner fin a la violencia contra las mujeres, a la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual y reforzar el derecho de las mujeres a la maternidad libremente elegida, porque son estas imposiciones las que limitan hoy la autoridad y el poder de las mujeres.

Un reciente informe de 2012 promovido por el Ministerio de Igualdad desvela el machismo que arrastran los universitarios: un 11% de ellos afirma haber ejercido malos tratos (insultos, humillación, control o agresión) y, de ellos, otro 11% lo han hecho en más de una relación.

Este estudio muestra que un 12% de las mujeres universitarias se ha sentido obligada a conductas sexuales en las que no quería participar, le han difundido mensajes, insultos o imágenes por Internet o teléfono móvil sin permiso.

Para una lucha efectiva contra la violencia de género, contamos con una herramienta fundamental, desarrollar íntegramente la Ley 1 /2004, algo que debería ser de obligado cumplimiento, siendo indispensable que no existan recortes en todas las políticas a promover la igualdad de género y prevenir la violencia.

Según se recoge en la Estrategia Nacional para la Erradicación de la violencia contra la Mujer 2013-2016, aprobada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en Julio de 2013, la población juvenil puede ser muy vulnerable a muchos casos de maltrato psicológico u otras formas más sibilinas y escondidas de violencia.

Por lo tanto, corresponde a los poderes públicos trabajar por hacer efectivo el principio de igualdad y remover los obstáculos que dificultan el acceso de las mujeres a una vida digna, acorde con las preferencias que ellas mismas escojan de manera libre y autónoma. En una sociedad avanzada, el trabajo por alcanzar esos objetivos pasa por la supresión de todas las formas de violencia y coerción por razón de género. Esta debe ser una tarea colectiva, que implique por igual a hombres y mujeres, como base para erradicar la violencia de género.

Aparecen nuevas formas de ejercer violencia como consecuencia del uso de las nuevas tecnologías que tienen una especial incidencia en la juventud, como el caber- acoso: la juventud, ya “nativa digital”, presenta una percepción muy baja de sus efectos perniciosos.

Las mujeres jóvenes son más vulnerables al daño del caber- acoso por la desigualdad en la consideración social a la que se someten los comportamientos y las imágenes de las mujeres en la relación de pareja; tras la ruptura, la ex pareja utiliza Internet para menoscabar a la víctima.

Una característica de las relaciones de pareja jóvenes que se relacionan con las redes sociales es la dificultad que suponen las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) para terminar definitivamente con una relación

de pareja, y que pueden suponer una presión psicológica y un control social excesivos. Esto es algo que no pasa con las víctimas más mayores.

Se constata también que son especialmente vulnerables las mujeres que residen en poblaciones de menos de 10.000 habitantes, lo que en nuestra provincia representa un 12,6% del total del censo provincial; es aquí donde las mujeres que refieren haber sufrido maltrato son de edad más joven que la media general.

A todo ello, debemos añadir que cada vez mujeres más jóvenes que sufren maltrato están siendo atendidas por los Servicios de Igualdad de Género de las distintas administraciones, sumado al fenómeno de que mujeres con edad más avanzada deciden dar el paso para salir de la violencia de género.

Así pues, si bien se podría pensar que el relevo generacional es un elemento a favor del cambio hacia una sociedad libre de violencia, los datos acreditan que esto aún está lejos de producirse. Frente a la idea de que el maltrato no se da en las parejas jóvenes, los datos muestran lo contrario. Por todo ello debemos actuar y pedimos:

• La voluntad real y coordinación de todas las administraciones para trabajar con la juventud como vía para construir una sociedad en libertad y en igualdad, concienciando, cambiando roles y educando en igualdad, libertad y respeto a los derechos fundamentales.

• El compromiso del Ayuntamiento de Rincón de la Victoria para seguir trabajando en la puesta en marcha de iniciativas dirigidas a erradicar esta lacra social.

• La implicación de las asociaciones de todos los ámbitos: social, cultural, deportiva… de la Provincia para contribuir a la erradicación de la violencia hacia la mujer. Es fundamental que la población se sume a las acciones de sensibilización y denuncia como para hacer frente a esta lacra.

• Garantizar, por parte de la administración competente, la proximidad y atención integral a la mujer y menores (social, jurídica y psicológica) en los municipios de la Provincia. Dotándoles de mecanismos de promoción, ayuda e inserción laboral a aquellas mujeres que se encuentren en situación de especial vulnerabilidad.

• Impulsar el desarrollo íntegro de la Ley contra la Violencia de Género.

• Aportar información sobre el impacto social de la violencia de género y la ampliación de indicadores estadísticos.

• Promover medidas que garanticen la educación, sensibilización y prevención en la educación, la familia y la sociedad, a través del sistema
educativo, los medios de comunicación, las redes sociales y el sistema de salud, incluyendo la formación de profesionales y contando con un Plan Específico de Sensibilización y Prevención.

• Promover medidas de protección a los y las menores en situaciones de violencia de género, mediante la revisión de la legislación oportuna.

• Garantizar la protección efectiva de las mujeres que solicitan ayuda a los poderes públicos.

• Medidas para proteger con atención social a las mujeres en situación de violencia y ayudarlas a buscar alternativas para recuperar una vida sin violencia.

• Consolidar la Red de servicios de información, asesoramiento, acompañamiento y acogida para mujeres en situación de violencia de género.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.