Luces y sombras de los invitados a tu boda

No creías que alguien tan cercano a ti  pudiera comenzar a agobiarte tanto  como para llegar a pensar  el no invitarla o incluso anular la boda. A veces   de quien menos te lo esperas: amigos, hermanos, padres, cuñados, suegros… son las que más te  lo ponen todo difícil.

Las bodas  son los eventos sociales en los cuales por naturaleza los trapitos sucios directa o indirectamente comienzan a ver el sol. Y a medida que avanza el tiempo hacia el gran día, vas conociendo el lado oscuro de muchas personas. Casi el 90% de  las bodas pasan por  un momento desagradable e inquietante  con algún familiar cercano o amistad.

Y aquí el  tema que me gustaría desarrollar  es cómo gestionar  estos momentos y sentimientos encontrados. Según con quien sea  el disgusto  definirá  cómo lo  debamos proceder. Hemos de sumar también  a que los novios suelen  estar más sensibles emocionalmente, principalmente las novias, a veces lo que es un grano de arena se convierte  en una tormenta de desierto.

Trataremos si es posible  ponernos en la piel de la otra persona, escuchar las 2 campanadas  como dicen en mi pueblo. Y a partir de mimetizarnos por un momento en la otra persona  podremos ver otro punto de vista del conflicto.

Los padres   en las bodas suelen convertirse  en extremistas   y los extremos no siempre  son buenos. O les da igual  todo, o todo les parecerá poco o mucho  o feo o demasiado.

Con los hermanos  y amigos íntimos pasa algo parecido  y a veces  esa unión y complicidad  que tenéis desde la  infancia  se ausenta  durante el periodo de la boda  y os afecta porque no los veis involucrados  como quisierais en vuestro gran día.

Mi opinión después de muchos años gestionando casos variopintos, es que  valoréis lo importante que es para vosotros que vuestra madre, padre, hermanos, amigos estén a vuestro lado. Por supuesto que la mayoría desean con todo su corazón estar con ellos y vivir ese día felices.

Entonces, intentar abrir la mente y ceder un poco,  sentarse  en un sitio neutral,  con un papel por delante  exponer  puntos buenos y malos de cada versión y situación, dialogar relajadamente, recordar  momentos felices, decirse lo importante que son en vuestras vidas y que no imagináis  una boda sin ellos. Exponerles que necesitáis que estén de vuestro lado y que las diferencias se pueden gestionar para lograr que la balanza esté igualada.

Hablaros con amor que vuestras palabras estén envueltas de cariño, comprensión e intentad que al desarrollar  el tema existan “round “y tiempos para exponer cada uno su versión. Respirad profundo, beber agua para enfriar el ambiente.

Es importante que sepáis que no siempre el resultado lo veréis en el  primer encuentro pero las palabras y los sentimientos se filtran poco a poco y serán como una crema hidratante en la piel,  comenzará suavizando  lentamente las  primeras capas de rencores y malos entendidos hasta llegar a cicatrizar  cualquier herida profunda del corazón.

No desesperéis, de verdad, lo importante es que vosotros tengáis esa tranquilidad de intentar solucionar el conflicto. Y si la solución no llega, seguid avanzando en  la organización de vuestra boda.

El amor y el respeto que os tenéis deben triunfar y celebrarse. Las personas que no deseen   involucrarse, que no quieran poner la balanza equilibrada serán las que se arrepientan en algún momento  de la posición y decisión que tomaron.

Hay personas que de por sí son tóxicas, y por más que lo intentes no verás cosa buena  que aporten en tu boda. Esas personas las colocaremos  del lado de la balanza de los prescindibles.

Es un tema muy amplio a tratar  y escamoso en el cual cada pareja  y personas involucradas  expondrán su propia  historia  y argumentos.

Siempre intento   sea cual sea  el problema a tratar  que el diálogo, las vivencias, anécdotas  sean los abogados y fiscales para lograr un entendimiento   y se que tarde o temprano el juez llamado amor dicta sentencia.

Compartir
Ceci Correnggia

Atesora más de 15 años de experiencia en la organización de eventos, especialmente en bodas y comuniones. Se define como weddingplanner.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here