El propietario de Pádel Sol defiende la legalidad de sus pistas y denuncia el daño a la imagen de su negocio

padelsol2Rafael Pino es el propietario de Pádel Sol, las pistas deportivas situadas en la zona de Paraíso del Sol (Rincón de la Victoria) que está recibiendo quejas por parte de algunos vecinos de la zona por el ruido. Ambos jóvenes explican que “según el PGOU su parcela estaba prevista para equipamiento deportivo, escolar u otros” y que “las mediciones de los técnicos para valorar la contaminación acústica resultaron favorables” por lo que defiende la legalidad de su actividad empresarial.

La asociación de vecinos Paraíso del Sol repartió hace una semana en el municipio rinconero unas hojas informativas en las que indicaba la información que este medio publicó la semana pasada y que pueden consultar en el siguiente enlace: Los vecinos de Paraíso del Sol llevan ocho meses esperando una respuesta al problema de ruido de las pistas de pádel

El propietario de Paraíso del Sol considera que se ha sobrepasado los límites con el reparto de estas hojas ya que va “en detrimento de la imagen de su negocio” y afirman que solo quiere desarrollar su trabajo con normalidad y “sin tener que sufrir amenazas o visitas constantes de la Policía Local para asegurarse que todo está en orden, porque reciben la llamada diaria de un vecino poco antes de la hora de cierre”.

El problema daba comienzo en el mes de marzo cuando les cerraron las pistas de pádel tras las denuncias de algunos vecinos, que desde el club aseguran solo son tres pues muchos de los residentes en los pisos colindantes son usuarios y defienden la actividad deportiva en el centro porque además “ha dado vida al área donde no había ni un bar”, asegura un señor que acude a menudo a tomar algo.

Llegar a un acuerdo
“Queríamos llegar a un acuerdo antes del cierre y nos sentamos a hablar con los vecinos para ver qué querían. Bajamos la iluminación, plantamos pinos para que hubiera menos ruido, tenemos horarios reducidos de nueve a once de la noche con descanso entre las dos y las cuatro…queríamos mediar pero dos días después sin previo aviso nos cerraron durante más de tres meses”, explica Pino.

Después del incidente fue cuando realizaron el informe con las mediciones acústicas que entregaron en el Ayuntamiento y al resultar favorable pudieron continuar con su actividad. En este sentido explica que no tienen nada que ver con el Alcalde ya que se les ha acusado de tener trato de favor por ello e insiste en que es de Málaga y nada tiene que ver con Rincón de la Victoria antes de instalar su empresa en el municipio.

Rafael Pino solo quiere que se acaben las habladurías sobre su club, las molestias a los usuarios a los que realizan fotos desde los balcones y se sienten intimidados por las visitas constantes de la Policía y las amenazas que en ocasiones han recibido a pie de calle, porque lo único que pretende es ganarse la vida con este negocio de la práctica de pádel que está tan de moda en el municipio rinconero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.