Los profesionales de la Residencia Almudena explican algunos cuidados de cara al verano para las personas con demencias

almudena3

almudena3Se acerca el verano, la temperaturas aumentan, los rayos del sol son más peligrosos, el cuerpo tiende a perder excesiva agua y sales minerales, se produce un estado de somnolencia mayor…en general es un deterioro de estado que aumenta en niños y ancianos, por ello hay que estar pendientes de algunos síntomas generales y prevenir.

El Centro Residencial Almudena, que ofrece en Rincón de la Victoria asistencia integral 24 horas a personas con demencias y alzheimer, cuenta con un equipo de profesionales que conocen al detalle cómo hacer que los residentes se encuentren lo mejor posible. Tanto el doctor, Francisco Javier Torrecillas, como la enfermera, María José Vázquez, nos dan algunos consejos para quienes tengan una persona en casa con este deterioro cognitivo.

Publicidad

El sol. Uno de los principales problemas del verano es la exposición a los rayos solares, por ello se recomienda evitar salir a la calle entre las 12.00 y las 16.00 horas. Mantenerse en lugares frescos. Utilizar protección solar. Y llevar una ropa adecuada, preferiblemente de algodón y tonos claros, que evite el exceso de sudoración.

Deshidratación. Otro de los peligros del verano es la deshidratación, que es la pérdida excesiva de agua y sales minerales en el organismo. Para prevenirla, es necesario beber agua, zumos o bebidas isotónicas. También es aconsejable utilizar gorra o sombrero. «Y beber antes de tener sed», según indica Torrecillas.

Alimentación. Es importante tomar comidas ricas en proteínas y que no sean copiosas a la hora de hacer la digestión. Las frutas y verduras siempre son recomendables, además de la carne y el pescado.

Ejercicio. Siempre es bueno hacer ejercicio, sin importar el periodo del año en el que nos encontremos, pero «en verano debe realizarse a primera o última hora del día, por ello, si nuestro mayores van a pasear, que lo hagan cuando la temperatura sea un poco más baja», explica Vázquez.

Estar alerta a los síntomas

Ambos profesionales hacen hincapié en la importancia de estar atentos a los síntomas, pues las personas con demencias no tienen la facilidad de expresar lo que sienten o demandan, aunque su organismo lo requiera.

Hay que controlar la tensión arterial, la hinchazón de los pies por retención de líquidos, los posibles mareos por golpes de calor, la somnolencia, la sequedad mucosa, la respiración más forzada o la pérdida de apetito.

Cuidar de nuestros mayores es importante y a veces llegan a una edad en la que su cabeza no es capaz de distinguir el frío del calor para elegir una vestimenta o la hora de la comida y la necesidad de tomar líquidos, por ejemplo. Con estos breves consejos esperamos ayudar a quienes tengan familiares con demencias, como los residentes del Centro Almudena, donde médicos, enfermeras, psicólogas, terapeutas y auxiliares hacen la vida de estas personas más llevadera cada día.

Publicidad
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.