Los jóvenes también tienen qué enseñar

furboljoven1

furboljoven1Ignacio Cagigas y Miguel Santaella son los entrenadores del Prebenjamín C del Rincón CD en la temporada 2012-2013 que va en segunda posición de la clasificación. Con 15 y 24 años, respectivamente, estos jóvenes demuestran responsabilidad y saber hacer para llevar a estos jugadores que dan sus primeros pasos en el mundo del fútbol.

Son primerizos en el club rinconero como entrenadores, pero ya han estado de ayudantes en otros equipos, en el caso de Ignacio, y en diferentes campus deportivos de Málaga, en el caso de Miguel. Al primero de ellos, Cagigas, como jugador del Cadete del CD Rincón y tras sufrir una larga lesión, fue el propio presidente Paco Jiménez quien le propuso hacerse cargo del Prebenjamin. Al segundo, Santaella, su formación como diplomado en Educación Física le llevó a preguntar si necesitaban entrenadores en el municipio.

Publicidad

Ambos se encuentran preparando el curso de entrenadores y aunque reconocen que es muy complicado vivir de eso y de momento lo hacen como hobby, no descartan poder dedicarse a ello de forma más profesional o compatibilizarlo con su actividad laboral en un futuro. Aún les queda mucho por aprender, pero tienen «buenos ejemplos como Antonio Mata y Antonio Monreal», reconoce Cagigas y continúa: «mi modelo a seguir como entrenador es Quique Setien, del Lugo».

Los dos se sienten capaces de enseñar a los más pequeños técnicas y ejercicios que ellos han aprendido. Explican que lo más importante es que el equipo esté bien organizado en el campo, también tienen que realizar ejercicios físicos con los chavales para que vayan cogiendo forma y hacen muchas «dinámicas de grupo para fomentar la cohesión y el compañerismo», explica Santaella.

Lo más importante: disfrutar y hacer grupo

Estos entrenadores lo tienen claro, el objetivo es que los prebenjamines disfruten jugando, aprendan a ser buenos compañeros y «si los resultados acompañan mejor que mejor», comentan, pues también será la prueba sobre el terreno de juego que dé fe de que hacen bien su trabajo. Lo importante no es ganar y eso hay que enseñárselo desde pequeños.

No siempre es fácil controlar a estos jugadores, pues su corta edad les hace distraerse fácilmente, pero su ilusión con un simple gol o sus sonrisas de felicidad, sus abrazos o sus dedicatorias cuando marcan, son de los momentos más satisfactorios para Cagigas y Santaella.

Los jóvenes demuestran que cuando algo les interesa se involucran y son capaces de asumir responsabilidades y hacerse cargo de la situación. Aún les queda mucho camino por recorrer desde el banquillo, como entrenadores, pero ganas e ilusión no les faltan a estos futboleros por enseñar a los que vienen por detrás.

Publicidad
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.