Los jóvenes también llevan el mando

elimarMargarita Sánchez y Pablo Pinteño son ahora los directores del Hotel Elimar que fue contruido a finales de los 70 y cuyo mando ha pasado por tres generaciones contando la actual, que lleva casi 10 años al frente de este lugar, y que se caracteriza por un trato familiar y cercano con sus clientes.

“El turista, en su mayoría nacional, viene a Rincón de la Victoria en busca de descanso, sol y playa”, afirma Pinteño. El hotel se encuentra en primera línea de playa, algo que ya no puede darse en la mayoría de hoteles de nueva construcción, dada las normativas vigentes de proteción de costas. Esto lo hace un lugar privilegiado a 50 metros del mar.

Publicidad

El hotel cuenta con 60 habitaciones dobles, un gimnasio de 300 metros cuadrados, una recepción modernizada, una terraza de noche que durante todo el verano ha ofrecido cócteles a sus clientes y un restaurante con buffet.

Pero todo eso no es lo que lo hace singular, sino más bien la atención personalizada a los clientes porque la mayoría de la plantilla lleva toda la vida prestando sus servicios al hotel. “El personal nos ha ayudado y guiado mucho en los inicios de la gestión”, reconoce agradecido Pinteño.

Un Spa, la alternativa durante el invierno

El director del hotel Elimar, afirma que la temporada verano se ha dado bien porque “el precio se ha bajado para adaptarlo a las circuntancias y por lo tanto se ha facturado menos, pero clientes no han faltado. El verano se vende solo”, sentencia Pinteño.

El problema llega el resto del año, cuando se vive de comerciales, grupos de imserso y participantes en congresos, ya que el municipio de Rincón de la Victoria tiene un turismo muy estacional que no es llamado por ninguna atracción ni actividad relevante el resto del año.

Frente a ello, Margarita y Pablo han pensado que sería una buena idea ofrecer a sus clientes un Spa donde relajarse y pasar unos días tranquilos en cualquier fecha del año. Las obras de las instalaciones pertinentes ya están al 50 por ciento para irlas terminando conforme los ingresos económicos lo permitan. “La idea es ponerlo en marcha lo antes posible, para hacer paquetes románticos o para las despedidas de solteros”, comenta Pinteño.

Otra forma de hacer caja fuera de la temporada estival es con los eventos de bodas y comuniones, que en los últimos tiempos han contribuido a que el hotel se mantenga con buenos resultados y no se vea obligado a cerrar el resto del año, como hacen otros hoteles de zonas costeras, explica el director.

No corren tiempos fáciles y la competencia siempre vigila de cerca, pero estos jóvenes, que además son pareja, ponen todo su empeño en que el hotel continúe ofreciendo un servicio que haga repetir año tras año a muchos de sus clientes.

Publicidad
Victoria Contreras
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.