La vida vista como un rompecabezas, que a simple vista, parece fácil.

rubik

rubikSi intentamos ver la vida como un cubo de Rubik, podemos entender una ínfima parte de la naturaleza humana, porque cubos los tenemos de tamaño 2 hasta n.

Si empezamos con el de 2, el más fácil, una vez que conseguimos entenderlo, hacerlo, deshacerlo; queremos más y buscamos el de 3, luego el de 4, y así con todos…

Publicidad

Aplicado a la vida, una vez que dominamos nuestra vida, o al menos así creemos, queremos más, necesitamos más, nos exigimos más; eso nos ha llevado al tortuoso camino por el que hoy vagamos.

Nos daba igual que no supiésemos manejarnos y dominar la situación, siempre queríamos más y más, ahora echamos la mirada atrás y descubrimos nuestros errores, que no han sido errores sino aciertos para aprender lo que NO hay que hacer en el futuro.

Por ello insto a todo lector que no se vea tentado de querer volver a vivir como antes, a la especulación sin sentido, a la alienación del ser humano por y para el dinero; ¿Habríamos de recordar qué sutil e inmensa diferencia existe entre “trabajar para vivir” o “vivir para trabajar”?

En el Primero de Mayo, ya se defendió y se peleó por repartir las horas del día como el que reparte una tarta, dividir en tres partes veinticuatro horas (ocho horas de trabajo, ocho de ocio y ocho de descanso), ¿debemos permitir que nos quiten ese derecho por el que nuestros camaradas del ayer lo dieron todo e incluso sus vidas?

Antes, veíamos el trabajo como algo normal e incluso para muchos algo tedioso; ahora mismo, en esta situación, lo vemos como un lujo, algo que hace especial a aquel que lo mantiene (que no tener) porque ahora no se tiene trabajo con todos los EREs y recortes de salario, más bien se mantiene un lujo.

Y todos aquellos políticos que viven en los mundos de Yupi y desconocen la cruda realidad he de decirles que muy bien, pero que no se dediquen a la política; un político de verdad es aquel que vive, patea y habla la calle, porque solo esa persona será capaz de representar al verdadero españolito de a pie, esa persona que se levanta temprano bien para su lujo bien para encontrarlo (aunque se lo pongan imposible e incluso le dificulten seguir cobrando el subsidio) pero ese conjunto de personas que forman el 99.7% de la población española, ese conjunto cuya riqueza es ínfima comparada con el restante 0.3% de la población, forman la base de todo, y sin ellos, sin ese 99.7%, España no existiría.

Así que pido un poquito de por favor, que hay salidas alternativas a la crisis, salidas sociales que serían una panacea comparadas con der Merkel hand; porque los sueños, sueños son, pero la realidad nos golpea al 99.7% cada día.

Me gustaría mandar desde estas palabras escritas con la intención de intentar ir abriendo ojos, agitando mentes junto a muchos otros compañeros; todo mi apoyo a aquellas personas que día a día sacan adelante a sus familias haciendo malabares, y sin perder nunca la sonrisa, porque en los pequeños gestos está la felicidad.

Mis últimas palabras, cargadas de sentido, se las voy a dedicar a todo aquel que se dé por aludido, porque el que se pica ajos come: “Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo”.

Publicidad
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.