La transfiguración del dandi

libroboscoDentro de un entorno mágico como la Cueva del Tesoro en Rincón de la Victoria, enclave perteneciente tanto a la esfera del pasado y de la Historia como al mundo de la fantasía y lo fabulado, el autor Bosco Vida, escritor que combina a la perfección esas dos órbitas separadas de lo tangible y lo onírico “mi realidad es la de los sueños, yo vivo dentro de ellos”, llegó a declarar, micrófono en mano, el ingenioso y joven autor, presentó en la noche del pasado sábado su último libro, ‘Tragicomedia del culebra y el merduza’. Y lo hizo acompañado y arropado por más de un centenar de asistentes, un nutrido grupo de fieles compuesto por familiares, amigos y fervientes seguidores de este original artista malagueño.

Bosco se dirigió al abarrotado graderío de la Cueva para agradecerles todo el cariño y apoyo recibidos, y para expresar su alegría y emoción: “Muchísimas gracias a todos; hoy, por primera vez en mi vida, he sido obra, público y autor; por fin puedo decir que he sido un dandi, así me he sentido esta noche; de nuevo, gracias”. Fue el broche final a una estudiada presentación que se caracterizó por su heterogeneidad caleidoscópica, ya que estuvo plagada de performances. Hubo música en directo, baile, se proyectaron dos vídeos y durante unos minutos la estancia se convirtió en un improvisado teatro sobre el que se interpretó el primer capítulo de esta nueva obra de Vida. Un colorido y entretenido mosaico que hizo las delicias de los asistentes, los cuales se dejaron llevar por la emotiva corriente pasional que vertebró todo el acto y que supone el punto alrededor del que pivota todo el libro de Bosco.

Momentos después, en la copa que se sirvió en el Club Higuerón con posterioridad a la presentación, el autor, siempre sonriente e ilusionado, entre firma y firma de ejemplares a sus lectores, atendió a ‘La Voz de hoy’ y declaró a este medio que su ‘Tragicomedia del culebra y el merduza’ habla de la pasión y de la fuerza del amor. “Con este libro yo he querido defender que no existen imposibles, en estas hojas hablo de dos personas que se encuentran en la calle y del amor que surge entre ellos”, señaló Bosco, que añadió: “Asimismo hablo de la figura del dandi, de esos valores que se han perdido y tenemos que construir de nuevo”; sobre dicha figura, la del dandi, otrora en boga y actualmente caída en el olvido, el autor prepara una elaborada tesis doctoral sobre tribus urbanas en la que, al igual que dentro de sus historias (en esta tragicomedia compuesta de seis capítulos los dos protagonistas son un punky y un rastafari que se hallan en las últimas pero al mismo tiempo parecen ubicarse al comienzo de algo que está por venir), reflexiona sobre el malditismo y el decadentismo.

Cuando uno coge entre sus manos la nueva obra de este artista malagueño y la hojea, este volumen ha sido maquetada por la diseñadora gráfica Alicia Mula y ha contado con una primera tirada de 300 ejemplares impresos, sorprende la rápida y aparente dicotomía que uno percibe procedente del libro. El contenido y la trama son densos, profundos, cargados de significado; en cambio el envoltorio, con la alegre y llamativa portada y la inclusión de numerosas ilustraciones a lo largo de las páginas, recuerda a las historias para niños y jóvenes lectores. Esta llamativa contradicción no lo es en absoluto, ya que responde al deseo de su creador. Detrás de esta confección se esconde una filosofía de vida que Bosco argumentó de la siguiente forma: “Todos nosotros nos componemos de drama y de comedia, debemos unir esas dos mitades, fusionarlas y abrazar la pasión que emana de tal unión”. Además, Vida dijo a este periódico que le encantaría que su libro resultase llamativo a los ojos de cualquier niño que pasee por una librería, pese a que el interior esté confeccionado para el intelecto de un adulto.

Bosco Vida expresó su agradecimiento a todos los mecenas del libro
Respecto a sus planes de futuro inmediato, Bosco expuso sus intenciones de realizar más presentaciones del libro en Málaga y también en Sevilla y Madrid: “Quiero mover la novela y que llegue a la gente, confío mucho en el boca a boca”. Impelido acerca de sus nuevas ideas de cara a próximas publicaciones, Vida afirmó tener ya en la cabeza el germen de la que será su siguiente obra. “En esta tragicomedia descubrimos el final de la relación entre el culebra y el merduza, de modo que ahora quiero escribir el origen de ese amor, anhelo contar cómo se conocieron; será la precuela de esta historia”, explicó el autor malagueño.

Sin duda, fue la del sábado una gran noche que hizo a Bosco sentirse muy querido. “En mis libros hablo de temas tabú para la sociedad, como son las drogas, la muerte y la marginación social, por ejemplo; y, sin embargo, he contemplado la Cueva del Tesoro llena de gente de toda condición y querían oír lo que tengo que decir, se interesan por mis textos… Ha sido un gran momento para mí”, contó el agradecido protagonista de la velada.

Y este agradecimiento Bosco lo hizo extensible, y lo recalcó, a los mecenas que han posibilitado la publicación de la novela. El escritor malagueño ha tenido el mecenazgo del bar Marlin, la tetería Bosque de Hadas, el Doctor J.M. Ingelmo Calvo, el hotel Puente Real, alimentación Toñi, Pediatrics Salud, Logana Tocados, Natura Park, Suministros Bezmiliana, Lakshmi peluqueros, Tortas Ramos, el bar Club Higuerón, Lotería Nuestra Señora del Carmen, Granizería Surfry, Fruristería, Postres Marta Pino, Spa Paraíso del Agua, Club de fans oficial de Jonás Berami y sus princesas.

Los afilados diálogos de ‘Tragicomedia del culebra y el merduza’ traen a la memoria los parlamentos surrealistas de la legendaria obra ‘Luces de bohemia’, de Valle-Inclán. En ambos casos nos referimos a personajes lúcidos en mitad de un mundo de locos, entes que se mantienen puros dentro de una realidad que se escurre por el sumidero. Estos protagonistas expresan pensamientos trascendentales lanzados desde la exclusión social, ideas todas ellas similares y emparentadas con el inspirado llamamiento que desde las profundidades de la Cueva del Tesoro (el pasado sábado delante de más de un centenar de asistentes) realizó Bosco Vida, en una velada en la que el autor malagueño jugó el papel de obra, público y autor todo a la vez, transfigurado en la figura de un dandi redivivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.