La subida de impuestos de alcantarillado y vados agrava la cuesta de enero de los rinconeros

cuentasEl primer mes del año siempre supone un reto difícil de afrontar para los ciudadanos. La denominada como ‘cuesta de enero’ es de sobra conocida por todos y anualmente dificulta el día a día de cada hogar español. Además, este habitual obstáculo contará en Rincón con un agravante en 2014 y es que los vecinos del municipio tendrán que hacer frente a la subida de los impuestos del alcantarillado y vados; un incremento en las tasas que se une a los que el pasado 2013 ya experimentaron el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido), el catastro, los transportes y la luz, por citar únicamente algunos ejemplos.

El incremento en el impuesto de los vados de las comunidades de vecinos se aprobó en el Pleno ordinario del pasado mes de octubre, con los votos del equipo de gobierno (Partido Popular) en solitario, suficientes para obtener la mayoría absoluta. Esta subida de la tasa afecta a la entrada de vehículos a las comunidades de vecinos. A través de esta medida se pretende ingresar más de 200.000 euros en las arcas públicas, según indicó el día 31 de octubre el concejal de Economía y Hacienda, Antonio Fernández. En el Pleno ordinario de diciembre se aprobó con carácter definitivo este cargo impositivo.

El ya mencionado pago del impuesto de vados viene acompañado de la actualización al IPC (Índice de Precios al Consumo) de la tasa del alcantarillado, que entró el vigor el día 1 de enero del recién estrenado año. Esta tasa llevaba congelada desde 2008 y ahora ha experimentado una subida del 8,4 por ciento. En el Pleno extraordinario de noviembre se aprobó esta iniciativa únicamente con los votos del equipo de gobierno, ya que todos los grupos de la oposición votaron en contra de la implantación de esta medida. Y se reafirmó en otra convocatoria extraordinaria, esta vez a finales de diciembre.

Según afirmó en noviembre, el portavoz del grupo popular y concejal del Área de Urbanismo, Infraestructura y Vivienda, Antonio Manuel Rando, la actualización de la tasa del alcantarillado al IPC es una medida de obligado cumplimiento y que a su vez resulta inevitable para que el Consistorio haga frente a la deuda de 200.000 euros (más intereses) que tiene atrasada de ejercicios anteriores en la parcela de gestión del agua. Además, el teniente de alcalde anunció que la subida del 8,4 por ciento de la cuota se traduce, para prácticamente la totalidad de los ciudadanos del término municipal, en el abono de sólo 4,28 euros anuales más de lo que ya pagaban.

Ante este aumento de la carga impositiva la gente de a pie muestra hartazgo y preocupación por el futuro. Desde el Consistorio se transmite el mensaje de que se trabaja por el bien de Rincón de la Victoria y que, por dolorosas que sean las medidas, resultan necesarias; mientras los partidos de la oposición argumentan que la situación se ha vuelto insostenible y el equipo de gobierno no hace sino ahogar la mermada economía de los ciudadanos con cada subida de impuestos. Entre unos y otros anda el juego. Sin embargo y, a la hora de la verdad, el resultado acaba siendo siempre el mismo. Sólo uno paga más impuestos: usted.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.