La psicología positiva

gentefeliz

gentefelizComenzamos en octubre con éste artículo una colaboración mensual en “La Voz de Hoy”, para abordar interesantes temas de nuestra vida cotidiana en los que la Psicología puede ayudarnos a mejorar nuestro bienestar y satisfacción personal.Para muchas personas la Psicología todavía sigue siendo una especialidad profesional sólo destinada a solucionar problemas generados por resolución inadecuada de conflictos personales o mala adaptación a situaciones sociales. Desconocen las grandes posibilidades de desarrollo individual y mejoría que les pueden reportar las diversas técnicas psicológicas.

Tanto en el ámbito personal a cualquier edad, como en el de la pareja, las relaciones sociales de cualquier tipo (sean éstas de amistad, laborales, de negocios, etc), la aplicación práctica de técnicas y estrategias de la Psicología pueden ayudar a mejorar los comportamientos y el bienestar.

Publicidad

Desde hace ya muchos años distintas áreas y corrientes de la Psicología: la Gestalt, la Bioenergética, las Dinámicas de Grupos, el Psicodrama, las teorías de la Psicología Humanista y las aportaciones más novedosas de las demás orientaciones están permitiendo desarrollar con gran éxito el potencial psicológico de las personas que desean optimizarse continuamente.

Principales aplicaciones
En las principales áreas de la vida podemos aplicar la Psicología Positiva como método para su mejora:

– Salud integral (física-mental-social): logrando una salud plena disfrutando del bienestar.
– Desarrollo Personal Evolutivo: desde cualquier edad construyendo un presente satisfactorio.
– Relaciones Personales: familiares, amistades, del ocio y tiempo libre, de estudios, laborales.
– Relaciones afectivas: de pareja y otro tipo de vínculos emocionales.
– Áreas funcionales de la vida cotidiana: actividades de la vida diaria y hábitos saludables.
– Ocio saludable: a nivel personal y grupal.

Personas bio-psico-sociales
Cualquier persona, de cualquier edad y características personales, actúa según su propia personalidad que se va formando desde su nacimiento con las influencias de su entorno y de las personas.

En éste desarrollo personal se tiene la posibilidad de dirigir su propia trayectoria individual, tomando para ello las propias elecciones y decisiones que crea más conveniente para el estilo y tipo de vida elegida.

El autocontrol, la reflexión personal, la capacidad de análisis de alternativas, el proceso de toma de decisiones, la posterior valoración del resultado de las conductas realizadas, etc permiten que pueda dirigir su propia vida de forma satisfactoria desde la máxima autonomía posible.

Sin olvidar que vivimos en entornos y sociedades interdependientes, sí podemos considerar que podemos tener una capacidad suficiente de realización personal aprovechando nuestras fortalezas de forma inteligente y eficaz.

Actuar con Inteligencia Emocional
Siguiendo con la utilidad de la Psicología Positiva para mejorar nuestra propia vida, recordamos las aportaciones que desde la Inteligencia Emocional pueden sernos muy útiles para nuestro propósito de ser más libres y más felices.

La Inteligencia Emocional pone el énfasis en las Competencias Personales y las Competencias Sociales, de modo que aunando ambas faciliten una vida plena, por lo que vamos a reseñar los principales componentes de ambas clases de Competencias.

Competencias personales:
Conciencia Personal:
Conocimiento realista de la propia personalidad.
Conocimiento de las fortalezas y debilidades personales .
Confianza personal: Seguridad en las habilidades y capacidades personales.
Autogestión Personal:
Autocontrol Emocional.
Sinceridad Responsable.
Capacidad de Mejora Continua.
Dinamismo Personal.
Disposición para Positivizar.

Competencias Sociales:
Conciencia Social:
Empatía.
Claridad de visión social.
Capacidad de relación interactiva social.

Gestión eficaz de las relaciones sociales:
Capacidad de conseguir liderazgo natural.
Habilidades de influencia persuasiva.
Capacidad de desarrollo de potencialidades ajenas.
Poder de catalización de mejoras en las demás personas.
Gestión satisfactoria de conflictos.
Posibilidad de establecer vínculos satisfactorios.
Capacidad de desarrollar uniones creativas y cooperativas.

Fernando Gálligo Estévez es psicólogo. Ha realizado los Cursos de Doctorado en Psicología (Universidad Complutense de Madrid), Máster en Recursos Humanos (Universidad de Sevilla), Máster en Sexología (Sociedad Sexológica Malagueña) y Experto Universitario en Gé¬nero e Igualdad de Oportunidades (Universidad de Málaga). Desde el 1 de enero del año 2000 trabaja como psicólogo del Instituto Andaluz de la Mujer en Málaga. Además, es formador universitario y de profesionales de Admi¬nistraciones Públicas y empresas privada. Ha publicado el libro “SOS…Mi chico me pega pero yo le quiero” 2ª ed. (editorial Pirámide), la monografía “Trátame bien” (Junta de Andalucía) y “Ámame bien” (Universidad de Alicante). Escribe artículos y colabora en prensa, radios y televisiones a nivel nacional.
A partir de este mes colaborará con La voz de hoy para asesorar también a los lectores que tengan una duda, pueden enviarlas a redaccion@lavozdehoy.com y se las haremos llegar.

Publicidad
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.