Inicio Actualidad La plantilla de Limasa saca músculo en su lucha por convencer al Ayuntamiento

La plantilla de Limasa saca músculo en su lucha por convencer al Ayuntamiento

0
La plantilla de Limasa saca músculo en su lucha por convencer al Ayuntamiento

limasamanifestacionDespués de casi un mes negociación intensiva y en plena escalada de tensión entre las partes, los trabajadores de Limasa salieron ayer a la calle para tratar de torcer a su favor el pulso de opinión pública en el que se dirimen desde hace semanas sus diferencias con el Ayuntamiento. Alrededor de 2.000 personas, empleados y familiares fundamentalmente, se manifestaron durante algo más de dos horas por el Centro, coreando consignas entre las que no faltó la petición de dimisión para el alcalde y el rechazo absoluto a la gestión de Raúl Jiménez, edil de Medio Ambiente.

En un clima festivo y a ratos embravecido, los trabajadores se esforzaron en romper con la imagen que, según señalan, les ha endilgado el Consistorio. Especialmente, en lo que se refiere a sus presuntos privilegios. Minutos antes de partir la marcha, en la plaza de la Merced, el presidente del comité de empresa, Manuel Belmonte, quiso dejar claro lo que posteriormente se convirtió en una de las divisas del encuentro. «Es mentira que ganemos más de 3.000 euros todos los meses. Somos gente normal, con sueldos de 1.200 o 1.300 euros», indicó.

A lo largo del recorrido, que discurrió por la calle Larios y Alcazabilla, en un rodeo a la plaza de la Merced que culminó con «chorizada» y música, los empleados se esforzaron por dar una lección de fuerza, tanto en su número como en la contundencia de sus protestas. «Ese concejal es un niñato», «Limasa unida jamás será vencida» o «No a los currantes, echa a los privados» fueron algunos de los cánticos más repetidos.

Belmonte insistió al término de la movilización en que el comité está dispuesto a seguir negociando para evitar la aplicación del ERTE, pero también mostró su rechazo hacia lo que considera que es una estrategia deliberada del Ayuntamiento. «Lo que quieren es humillar a los trabajadores de Limasa y echarnos a la ciudadanía en contra diciendo que somos unos privilegiados y que no pensamos en los parados», precisó.

En esta lucha ya a contrarreloj para detener la huelga, que arrancaría el próximo 20 de diciembre, los empleados dieron a conocer algunas de las nuevas fechas del calendario: el jueves, las partes están citadas para acudir a la mediación laboral del Sercla. Por su parte, el alcalde, Francisco de la Torre, que fracasó en sus dos últimos intentos de solventar el conflicto, se entrevistará con el comité el miércoles a partir de las 22.15 horas. La última propuesta municipal, expresada en la reunión maratoniana del pasado sábado, consiste en una rebaja salarial de un 1,65 por ciento con congelación de la antigüedad y de la paga de productividad. Una posibilidad, esta última, rechazada tajantemente por el comité de empresa. «La congelación es innegociable porque es poner a un tercio de la plantilla para que pague por los demás», sentenció Belmonte. El representante de los trabajadores acusó además al Ayuntamiento de intentar dividir a la plantilla, que ayer insistió entre cánticos y vítores en respaldar a sus portavoces sindicales. La amenaza, de momento, sigue su curso. Y con todos los trámites burocráticos. El único acuerdo está en la distribución de las vacaciones como medida de ahorro.

«Se están riendo de los ciudadanos»

Los trabajadores de Limasa se aplicaron ayer especialmente en contrarrestar la imagen que, según sostienen, está intentando componer de ellos el Ayuntamiento. De acuerdo con el comité, presidido por Manuel Belmonte, de UGT, el Consistorio «se está riendo» de los trabajadores y a su vez de los ciudadanos. «Nunca se ha firmado un convenio por cuatro años», abundó. El sindicalista incidió en que la empresa ahorraría diez millones si pone en marcha las propuestas presentadas en las últimas semanas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.