La pensión alimenticia en el proceso de divorcio

divorcioniñosCuando se produce la ruptura del vínculo matrimonial, es decir, el divorcio, hay una serie de extremos que deben quedar resueltos, ya sea por acuerdo entre las partes o por decisión judicial. Entre ellos se encuentra la PENSIÓN DE ALIMENTOS.

Se entiende por pensión de alimentos aquella cantidad de dinero que abona mensualmente uno de los cónyuges a los hijos que no viven con él con la finalidad de contribuir a sus gastos de manutención, debido a que a consecuencia de la separación, la economía familiar se puede ver resentida.

Esto no significa que quien tenga la custodia de los niños no contribuya a su sustento, la pensión es una forma de contribuir y continuar con la responsabilidad que tenia dicho progenitor con anterioridad al divorcio. Es posible acordar que, en los casos de custodia compartida, en los periodos en los que los hijos conviven con el obligado, éste no pase la pensión, sino que se encargue de su manutención.

Los beneficiarios de esta pensión por tanto, son única y exclusivamente los hijos, quedando fuera el cónyuge, para el cual existe otra figura llamada pensión compensatoria.

La pensión puede individualizarse por cada hijo o consistir en una cantidad global para todos.

El momento, la forma, y el lugar en el que se deberá abonar la misma será el que pacten las partes y, si no mediara acuerdo, pues el establecido por el Juez. Aunque cabe destacar que lo mas conveniente es que la misma se ingrese en una cuenta bancaria, para evitar problemas, pudiendo acreditar en un momento dado las cantidades ingresadas y las fechas.

La cantidad fijada, será objeto de actualización en función del Índice de Precios al Consumo (IPC) anual. La actualización debe de producirse a instancia del obligado al pago, y se entiende que, aunque no se pacte expresamente, la actualización debe realizarse. En caso de que la misma no se produzca, el progenitor custodio, podrá reclamar las cantidades adeudadas por las actualizaciones no realizadas de los últimos cinco años.

Otro motivo por el que se puede ver variada la cuantía de la pensión es por la variación en los ingresos del obligado al pago. Si éste viera menguar su economía, está legitimado para solicitar una reducción de la cuantía, justificando que han disminuido sus ingresos, así como también existe la posibilidad de que el progenitor no obligado al pago, solicite un aumento, con base a un aumento en los ingresos del obligado al pago.

Respecto al momento en el que comienza a ser exigible el pago de la misma, es conveniente que las partes lo pacten, es decir, que se establezca si es desde que se firma el convenio regulador o desde que se dicta sentencia y esta deviene firme.

Debemos destacar, que a pesar de que se suele asociar la pensión de alimentos con hijos menores de edad, nuestro Código Civil, reconoce el derecho a la misma a hijos que siendo mayores de edad, no han terminado sus estudios, no tienen independencia económica, es decir, que no obtengan ingresos. En estos casos cabe la posibilidad de imponer un límite temporal, por ejemplo, que la pensión se abone hasta que termine la Universidad.

Sobre el autor: Cristóbal Gutiérrez Ruiz, es Abogado en EVOLUTIZA Abogados & Asesores Tributarios, Licenciado en Derecho y Master en Abogacía. Ostenta el título de Experto Universitario en Asesoría Fiscal y Contable de Empresas. Está especializado en la asistencia y asesoramiento a empresas en el ámbito de los conflictos internacionales, en asuntos mercantiles y en derecho penal y delitos en el seno de la empresa y contra los consumidores. Es coordinador del área procesal. Habla español e inglés.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.