La Navidad y sus sinónimos

navidadbolasCada miércoles participo en una cena con amigos que comparten conmigo una filosofía de vida, el Sufismo. Entre ellos hay un tipo entrañable, culto, viajado, muy divertido, y como buen argentino, un “sabelotodo”. Hace pocas semanas decía: ¿Sabes de dónde proviene la palabra “nuera”? Nos mira, sonríe, y ante nuestro silencio responde: ¡Nu- era para mi hijo!

Hay un sms que durante años, he recibido en Navidad:” Aviso a toda la población: el simulacro de Paz y Amor ha finalizado. Guarden los langostinos, insulten a sus cuñados y disuélvanse”.

Hay una realidad silente, que para todos las fiestas navideñas no son sinónimo de paz, armonía, felicidad, familia…sino todo lo contrario. Se es más consciente de la soledad, de las carencias emocionales y afectivas. Es más patente el vacío, la tristeza, la desilusión, el lamento ahogado de un corazón desolado. Por supuesto, en el Tarot hay una carta que representa esta situación: el cinco de copas.

Se ve una figura, envuelta en una capa negra, mirando hacia la izquierda (pasado), con tres copas volcadas, y dos copas levantadas a la izquierda (futuro), pero que el personaje no ve, puesto que le da la espalda. Las copas volcadas representarían las oportunidades perdidas, las emociones tormentosas, de aflicción, dolor, desesperanza. El exilio del paraíso perdido, de la felicidad del ayer. Es muy normal en estas fechas, que mi consultante se vea identificado con este arcano, y gracias a la grandeza expresiva del Tarot, puedo hacer que la persona contemple con sus propios ojos, cómo es su actitud lo que le distancia del futuro, representado, como dije antes, por las dos copas alzadas a espaldas del personaje, que nos pone de manifiesto que aún queda amor, emociones y oportunidades de sentir y vivir el goce, la dicha, el afecto y la ternura.

Hay que aceptar la situación, el dolor, pero sin quedarse anclado en él, porque aceptar es reconocer las dificultades del momento, pero sin renunciar a tus metas, ni tirar la toalla. Mientras que la resignación, es la rendición total y absolutamente, contentarse con ese malo conocido, cerrándose a todo bueno por conocer.

Cambia tu actitud, ábrete a la vida, trata de integrarte, no te quedes sólo en casa, mira a tu alrededor, hay mucha gente que necesita cariño, compañía, alguien que les escuche, que les coja la mano y les trasmita calor. ¿Dónde están? En los asilos, en los hospitales, en los centros de beneficencia…multitud de lugares que necesitan voluntarios para atender a personas que aparte de un dolor y un sentimiento de soledad tienen muchas más carencias. En Málaga, hay una asociación: http://angelesmalaganoche.org/ que agradecería de mil amores tu colaboración.
Si te quedas en casa solo estas fiestas es porque quieres…
@ Cristina Marley

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.