La «Magia» de la cocaína: una vida aprisionada

cocainaLa cocaína es uno de los agentes estimulantes de origen natural, más antiguos, potentes y peligrosos. Tres mil años antes de Cristo, los antiguos Incas y los Mayas de los Andes, masticaban hojas de coca para acelerar el ritmo del corazón y la respiración, con el objetivo de contrarrestar los efectos del aire enrarecido de alta montaña.

En los últimos años, la cocaína ha vuelto a resurgir como droga de moda entre los artistas, los hombres de negocios del mundo de las altas presiones financieras y otros que van a la busca de una vida rápida y excitante. La cocaína entendida como la perfecta compañera para un viaje por la vía rápida, que «da energía» y «ayuda a estar arriba».

Publicidad

El informe, publicado por la oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (ONUDD), señala que el consumo y la producción en el mundo de todas las drogas ilegales tiende a estabilizarse. Sin embargo, en España la tasa de consumo se ha duplicado desde 1999, cuando era del 1,6% de la población de entre 15 y 64 años, hasta 2005, año en el que alcanzó el 3%, un porcentaje al que no llega ningún otro del centenar de países analizados por la ONU.

Ese porcentaje es cuatro veces superior a la media europea, 0,75%, y más del doble que el del consumo en Europa occidental, 1,2%, de acuerdo con los datos del informe. Este alerta igualmente de que las encuestas en institutos de enseñanza secundaria que también reflejan incrementos, con una tasa de consumo del 7,2 % en 2005, frente al 6,2% de 2002 y al 1,8% de hace una década.

La verdadera magia del uso, consumo y abuso de la cocaína, las consecuencias de una vida aprisionada;

El proceso de adicción se considera un continuo que comienza con el uso esporádico que puede desembocar en dependencia, el paso o no del consumo diario depende de factores diversos como las características personales, el medio familiar y social, por lo cual es difícil asegurar que un consumidor esporádico no llegue a la adicción.

También destacar las consecuencias de los efectos a lo largo del tiempo, dado que, es trascendente desde la prevención sanitaria y el análisis clínico contestar a las siguientes cuestiones;

¿Cuáles son los efectos de la cocaína a corto plazo?. Pequeñas cantidades de droga hacen que el consumidor se sienta eufórico, lleno de energía, muy hablador, mentalmente parezca muy despierto, pero aparece un deterioro de la capacidad de juicio laboral y social. Se da una hipersensibilidad a las percepciones de la vista, los sonidos y el tacto. También puede producir, temporalmente, las ganas de comer y dormir. Sin embargo, estos efectos duran poco tiempo. En un principio, el conocido como «colocón» de cocaína puede durar entre 15 y 30 minutos, pero a medida que la tolerancia de la droga aumenta, dicho «colocón» sólo dura unos 5 ó 10 minutos, lo que hace que la persona necesite cantidades cada vez mayores para poder conseguir el mismo efecto.

Cuando se incrementa la dosis a varios cientos de miligramos, este «colocón» se intensifica, pero esto provoca un comportamiento extraño, imprevisible y violento. Una persona bajo los efectos de esta droga puede experimentar temblores, vértigo, espasmos musculares y paranoia, además, puede afectar al corazón y provocar paradas cardíacas o convulsiones seguidas de insuficiencias respiratorias.

¿Cuáles son los efectos de la cocaína a largo plazo?. A medida que la tolerancia a la sustancia aumenta, se hace necesario consumir cantidades más elevadas de droga para lograr el mismo efecto. El consumo prolongado provoca la pérdida de apetito y la imposibilidad de conciliar el sueño. Una persona puede volverse psicótica y empezar a sufrir alucinaciones e ideas delirantes.

Cuando se deja de consumir produce un síndrome de abstinencia, el conocido «bajón», se produce un estado que puede derivar en una profunda depresión, dolores gastrointestinales y trastornos del sueño, a medida que el consumo de cocaína continúa, una persona hará lo que sea para conseguir la droga, incluso puede cometer un delito de sangre. Y si no puede conseguir cocaína se puede derivar en una depresión mayor tan profunda que él o ella puede desarrollar tendencias suicidas.

«La cocaína crea una adicción infinitamente más peligrosa para la salud que la morfina y produce un rápido deterioro físico y mental». Sigmund Freud.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.