La folclórica, el torero y el aristócrata

triocalavera

triocalaveraYa tenemos en plena visibilidad ante el mundo a todos los componentes de la «marca España» que tanto gusta al señor García-Margallo, a saber: la folclórica (Pantoja), el torero (Ortega Cano) y el aristócrata (Urdangarín).

También podemos ver en estos últimos días al campesino patrio perseguido por la Guardia Civil reivindicando una reforma agraria que dé de comer a los sin tierra de Marinaleda, por ejemplo. No cambiamos, ni siquiera en la era Internet; persistimos en el país de Ortega y Valle-Inclán. Recordemos la obra mas emblemática de este último (‘Luces de Bohemia´) cuyo personaje principal (un poeta ciego en paro) hace un viaje hacia la nada en medio de una miseria moral y económica insoportable aliviada por el aguardiente de baja calidad, la mala literatura y la beatería del momento.

Publicidad

Es evidente que no tuvimos revolución Francesa. Y lo poco que hubo lo combatimos con el «Vivan las caenas» a la vuelta del Borbón felón (Fernando VII), ¡ah! y con la caza del afrancesado. Siempre fuimos muy castizos y defensores de la reserva espiritual de Europa. ¡No levantamos cabeza! Seguimos teniendo fobia a la palabra Ilustración y a nuestros ilustrados se le denomina «movilizados externos» cuando tratan de buscarse la vida en Alemania u otros países demandantes de empleados cualificados.

Ahora, la preocupación por el bien común se sustituye con la mentira ya sea a través de programas electorales o bien a través de los múltiples medios de quienes se creen nuestros dueños y señores y para quienes solo somos pecheros de sus vicios y caprichos.

Publicidad
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.