La clásica cuesta de enero

cuestaeneroEmpezar algo nunca es sencillo, empezar el año, tampoco, pero esta cuesta de enero promete. No solo porque es un clásico debido al frío, al ahorro que viene después de los gastos navideños, a la vuelta a las aulas de los escolares y de los universitarios…sino además por todo lo que augura el 2013 para el país, nada bueno parece.

“Después de año nuevo se nota que la fiesta decae un poco, pero es que después de Reyes es lo más duro y más si haces cuentas de todos los regalos y comidas, entonces ya sí que decides ponerte a dieta y no salir de casa”, comenta María Cuevas. Es cierto que los comercios, a excepción de los primeros días de rebajas, y los bares comienzan a estar casi desiertos y de hecho algunos aprovechan para cogerse las vacaciones o cerrar el año fiscal.

Otros a los que nada gusto esta vuelta a empezar es a los estudiantes universitarios pues los exámenes del primer cuatrimestre están a la vuelta de la esquina y ahora toca “horas y horas de biblioteca para aprovechar el tiempo perdido durante las fiestas”, tal y como explica Alejandro Domínguez, estudiante de segundo de Económicas.

Los más pequeños, en cambio, no muestran tanto problema por volver al colegio, ellos aún disfrutan aprendiendo, coloreando, jugando en los recreos…y además ahora tienen que “enseñar a sus amigos y profesores lo que le han traído los Reyes Magos”, dice José Ruiz. Los primeros días son entretenidos y antes de que se den cuenta la Semana Blanca les espera con vacaciones, para amenizar el segundo trimestre.

Las malas lenguas o las más aventajadas, dicen que a la vuelta de la esquina seguro que estará un nuevo paquete de medidas con recortes y subidas de impuestos, además de los Expedientes de Regulación de Empleo que se esperan con el abaratamiento del despido a partir de este mes.

Nada fácil comenzar el año con la cabeza alta y haciendo oídos sordos a la situación que vive el país, pero no queda otra que seguir para delante de la mejor forma posible y esperar a que el chaparrón pase pronto, como suele decirse. Con una sonrisa, pequeños detalles y buena compañía, seguro que la película es mucho más agradable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.