I.E.S. Bezmiliana: Escuela de científicos

geodasEl Club Científico del I.E.S. Bezmiliana es una iniciativa educativa en la que los docentes y los alumnos voluntarios se dedican a estudiar la Ciencia y los fenómenos que se producen de una manera activa que sale de la teoría de los libros para experimentar con proyectos reales como es el cuidado de cristales, por ejemplo. Esta labor les ha concedido recientemente el Premio Málaga Joven en el ámbito asociativo que concede cada año el Instituto Andaluz de la Juventud.

Hace aproximadamente diez años, un grupo de profesores de diferentes disciplinas de la rama de las ciencias, como son las matemáticas, la física, la química, la biología y la tecnología, decidieron crear este proyecto para que “los alumnos se entusiasmaran con las ciencias”, explica una de las fundadoras, Inmaculada Durán.

En los ratos del recreo o en las horas de Asignaturas de Proyecto Integrado, los chicos y chicas van al laboratorio y realizan pruebas con componentes químicos, pesan los minerales, controlan la saturación de las disoluciones, crean jabones, construyen simulaciones de las estalactitas en las cuevas, cuidan cristales… “proyectos muy vistosos que atraigan el interés de los jóvenes”, comenta otra de las docentes implicadas en el club, Ana Mª Martín.

Encuentros científicos

Esta forma de hacer Ciencia basada en fundamentos y conocimientos científicos, pero de manera práctica y real marca una diferencia en el I.E.S. Bezmiliana y desde hace cuatro años organizan encuentros de ciencias durante la primavera en los que participan centros de todas España con sus experimentos y acercan estos proyectos a los vecinos y vecinas del municipio de Rincón de la Victoria, en particular y a todo aquél que se interese por el evento.

Adrián, Pablo, Amada, Cristina, Lucas, Marina…son algunos de los alumnos de bachillerato que deciden dedicar uno de los recreos semanales a aprender curiosidades sobre la Ciencia. Algunos reconocen que al prinicipio se metieron porque estaban sus amigos o para conseguir “puntos” entre los profesores, pero que después cotinúan porque “se le coge gusto y se conocen cosas interesantes”. Otros se plantean incluso realizar sus estudios superiores en relación a estas materias.

La mayoría de los docentes de ciencias del centro están implicados en el proyecto, “los alumnos cuando llegas te preguntan si estás en el Club Científico”, reconoce Martín y prosigue, “la verdad es que es algo muy gratificante porque ves que a los chicos les gusta y se implican”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.